in

Radiant Calor Verde lanza un sistema de planchas cerámicas que caldea las estancias con infrarrojos

Con el título de «Confort saludable, no sólo calor» esta empresa de Sevilla,  Radiant Calor Verde,  nos invita al confort térmico mediante su sistema novedoso de placas cerámicas. Un nuevo concepto  de climatización , además de proporcionar un excelente ahorro energético. 

Leemos en el Diario de Sevilla :
Confot saludable, no solo calor .Hacer realidad ese propósito y la empresa sevillana Radiant Calor Verde, que está a punto de inaugurar su fábrica en Guillena, tiene la fórmula para lograrlo. Ha desarrollado una tecnología 100% andaluza capaz de transmitir energía térmica de un modo diferente a cualquier otro sistema de calefacción.

El secreto está en los infrarrojos. Este dispositivo consta de placas elaboradas a partir de un compuesto cerámico formado, entre otros elementos, por nanopartículas de plata. Y se sirve de la radiación para calentar la materia y las personas que están en la habitación, no el aire, como sucede con otros calefactores.

 El sistema «evita la inercia térmica ya que, en este caso, la materia intenta conservar el calor recibido y lo libera poco a poco, con lo que podemos gestionar mejor la energía empleada y por más tiempo», indica José Manuel Gutiérrez, responsable de la compañía.

«Homogeneiza la temperatura en toda la habitación». ¿Cómo lo consigue? «Se programan los grados que se quieren alcanzar y, cuando todo en la estancia está a esa temperatura, se apagan automáticamente las planchas que lo integran; a partir de ahí, se autorregula el calor pasando de un elemento a otro». Así, se «evita el efecto pies fríos que causa la acumulación de bolsas de aire caliente en las zonas altas de la habitación».

La alternativa a la calefacción que presenta la empresa sevillana mantiene el aire a una temperatura 3 ó 4 grados por debajo del resto de la estancia. «Se calentará por contacto con los demás objetos que hay en ella y, una vez sea una temperatura agradable, no se acumula en las zonas altas de la habitación, evitando la estratificación del aire», detalla Gutiérrez.

Entre las excelencias de Radiant Calor Verde está su efecto bactericida, fruto también de la ionización del aire y la capacidad de las nanopartículas de plata de acabar con los gérmenes. Este compuesto se utiliza en los implantes protésicos en Medicina, para evitar que puedan ocasionar infecciones al paciente. También se emplea, cada vez con más frecuencia, en frigoríficos.

Los infrarrojos son los responsables de otra de las ventajas saludables de este producto. Aumenta el caudal sanguíneo, disminuye el estrés, la fatiga muscular y tiene propiedades antiinflamatorias, por eso se utiliza habitualmente para el tratamiento de traumatismos.

La instalación de esta tecnología en una vivienda completa de tamaño estándar asciende a unos 3.000 euros, «aunque su precio varía en función del tipo de aislamiento de que disponga», matiza Gutiérrez. Una vez dispuesta, no supone ningún gasto de mantenimiento, ni siquiera de limpieza porque sus propiedades hacen que se mantenga en un estado totalmente higiénico.

 José Manuel Gutiérrez resalta, además, que «las placas son aptas para su uso en tanto en cocinas como en baños y otras zonas húmedas de la casa con total garantía de seguridad».

El ahorro que supone equipar una vivienda con este sistema depende de aquél con el que se compare. Oscila desde un 30% ó 35%, si se equipara a la bomba de calor, a un 70%, si se hace lo propio con la caldera de gasoil. Hasta la fecha, este sistema de confort se ha instalado en la biblioteca de Vigo (Galicia) y en viviendas de Sevilla.

Enlace noticia : www.diariodesevilla.es/article/economia/594187/confort/saludable/no/solo/calor.html

One Comment

    Fachada acristalada para un edificio de 100 metros

    Obras en la guardería Bocoy