in

Viveiro estudia derribar cinco casas para rehabilitar el barrio desalojado

«La demolición de varias viviendas permitiría evitar un efecto dominó sobre el resto». Así se manifestaba ayer por la tarde el alcalde de Viveiro, Melchor Roel, tras valorar los informes técnicos que prevén la posibilidad de rehabilitar el tradicional barrio de O Celeiriño, donde el jueves fueron desalojados 14 inmuebles al ceder un muro pantalla levantado para construir un edificio. Con los últimos desalojos suman 21 casas vacías.

El regidor reveló que al menos será necesario demoler entre cinco y seis viviendas (tres en ruinas). Algunas de estas casas están situadas en la calle Atalaia, orientadas hacia el frente del paseo litoral y separadas del edificio en construcción por una estrecha calle.

En un informe elaborado por el Concello sobre el estado de deterioro del barrio, con fecha de 9 de abril, se recoge la petición de la promotora del edificio Inmo Xerión solicitando dos meses antes a los gobernantes locales la necesidad de iniciar «catro expedientes de ruína das edificacións sitas na rúa Atalaia, números 26, 28 e 30, e na rúa do Porto, 21».

Tres horas antes de presidir una reunión para informar a los afectados de las medidas a aplicar, el alcalde lamentó que los desalojados no puedan volver a sus casas al no poder garantizar la seguridad de las viviendas. Esta situación ya ha llevado a alguno de los realojados a cambiar el apartotel contratado por el Concello por un piso de alquiler donde poder vivir cómodamente durante las semanas que deban permanecer lejos de su hogar.

Con el asesoramiento jurídico de la Consellería de Presidencia y la obra del edificio en construcción paralizada, los responsables del Concello reiteraron ayer a los representantes de la constructora y de la promotora, así como a las aseguradoras de las distintas partes, la necesidad de presentar un aval económico como paso previo a autorizar la reanudación de las obras.

Para ello, además del estudio de los técnicos municipales para valorar los costes de reposición de los bienes privados y públicos, desde el Ayuntamiento anunciaron el inicio de la tasación de las viviendas para concretar el valor de la rehabilitación del barrio. Esta tarea dará comienzo mañana y se prolongará una semana.

«Aunque la Administración asuma ahora la iniciativa no significa que no se reclame posteriormente a quien haya sido el responsable», indicó el regidor.
En lo que respecta a las medidas cautelares exigidas por el Ayuntamiento a la empresa que construye el edificio para asegurar la consolidación de la obra, Roel informó de que con las riostras instaladas el sábado se garantiza la seguridad del muro pantalla que cedió el pasado jueves.

Enlace: www.lavozdegalicia.es/galicia/2008/10/07/0003_7202750.htm
 

El Ayuntamiento de Vigo aporta 60.000 euros para rehabilitar 15 viviendas en Nicaragua

Los retos para una edificación sostenible marcará la Feria de la Construcción