in

El ITC desarrolla espumas cerámicas que actúan como aislantes térmicos

El Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) está trabajando en la obtención de espumas cerámicas, un nuevo producto alternativo obtenido mediante procedimientos de fabricación no convencionales que reduce la conductividad térmica de los productos cerámicos tradicionales empleados actualmente en el cerramiento de edificios, adaptándose así a las nuevas especificaciones incluidas en el Código Técnico de la Edificación, según informó el Consell. 

Las espumas cerámicas se caracterizan por presentar una conductividad térmica extremadamente baja a causa de su elevada porosidad, lo cual implica la utilización de procesos y tecnologías que, aunque se emplean en la fabricación de cerámicas avanzadas, no son conocidos actualmente por el sector de la cerámica tradicional.

El Instituto de la Pequeña y Mediana Industria Valenciana (Impiva) ha respaldado esta investigación a través de la concesión de sendas becas de alta especialización para la formación de tecnólogos en Centros de Investigación de Alemania e Italia.

El proyecto tiene un doble objetivo. Por un lado, mejorar notablemente las características aislantes de los productos de arcilla cocida que se emplean en la actualidad en la ejecución de los cerramientos de los edificios sin alterar sus propiedades mecánicas y estructurales, y por otro, obtener nuevos productos cerámicos con una elevada capacidad de aislamiento térmico.

Desde el Consell indicaron que «mejorar el aislamiento térmico de los cerramientos en edificios es ya imprescindible a la hora de tomar medidas encaminadas a reducir los consumos energéticos», sobre todo en el caso de España, donde la mayor parte de las emisiones de los llamados ´gases invernadero´, de entre los cuales el más importante es el dióxido de carbono (CO2), se originan en el sector energético, en el que destaca en particular la energía empleada en el acondicionamiento térmico de los edificios y las viviendas.

En este sentido, la normativa europea es cada vez «más exigente» en lo que respecta al ahorro energético, existiendo en cada uno de los países miembros una normativa específica aplicable a los materiales de construcción. En España esta normativa viene definida por el Código Técnico de la Edificación, que establece en uno de sus apartados los límites máximos para el coeficiente de transmisión térmica de los diferentes tipos de cerramientos de un edificio en función de su región climática.

En la actualidad, los cerramientos de los edificios se construyen mayoritariamente con materiales cerámicos, ya sea mediante paredes de doble hoja o mediante el empleo de bloques de arcilla aligerada. En ocasiones, para mejorar el aislamiento térmico de estos cerramientos en necesario utilizar materiales suplementarios como el poliestireno y fibras minerales, que pueden resultar perjudiciales para la salud.

La utilidad de los conocimientos adquiridos en este proyecto, según las mismas fuentes, sentará la base para desarrollar proyectos en los que se mejore de forma importante las propiedades térmicas, especialmente la conductividad, de los productos cerámicos actuales utilizados en la producción de cerramientos y tabiquería, caso del sector fabricante de productos de arcilla cocida.
 

Enlace : www.panorama-actual.es/noticias/not268781.htm

Un estudio analiza la futura viabilidad de las fibras para aislar el ruido

Armacell Iberia comercializa en España y Portugal el absorbente acústico ArmaSound