in

Aislamiento de fachadas

Aislamiento térmico y eficiencia energética
España, a pesar del clima mediterráneo, es el segundo consumidor de energía en los edificios y ocupa también el segundo puesto en el ranking de producción de emisiones de CO2 con origen en los edificios de viviendas.
En España se construye una vivienda energéticamente ineficiente cada minuto lo que nos sitúa en el primer productor de emisiones de CO2 per cápita procedente de estos edificios.


Y es que mientras en los países de nuestro entorno la normativa básica de Condiciones Térmicas en edificación se ha modificado varias veces en los últimos 25 años, en nuestro país continúa invariable desde el año 1979. Por tanto, hoy en día se construyen edificios obsoletos en términos de eficiencia energética, es decir, que nuestras viviendas carecen de aislamiento en su envolvente (fachada y cubiertas) y en las separaciones  ( forjados y medianeras).
Los edificios nuevos han adoptado un nivel de confort a medida de cada usuario y de acuerdo con los tiempos actuales. Ello supone un consumo energético superior al necesario en la climatización del interior  – refrigeración en verano y calefacción en invierno- , con el escaso aislamiento de paredes, suelos y techos.
Además, en el caso de los edificios antiguos, la entrada en vigor del Código Técnico de la edificación, no acabará con el derroche energético que originan, pues no está prevista su exigencia en reformas inferiores a 1.000 m2, cuando son estos edificios los que más energía consumen y menor aislamiento presentan.

El aislamiento térmico es la fórmula más eficaz para mejorar la eficiencia energética de los edificios y conseguir así una reducción en las emisiones de CO2.
El recién aprobado Protocolo de Kyoto sólo regula el sector industrial como única fuente contaminante obviando los denominados «sectores difusos», principalmente los edificios y los transportes. De hecho, mientras la industria supone un 30% de las emisiones de CO2, los edificios alcanzan el 40% y el porcentaje continúa creciendo.
Este crecimiento se debe fundamentalmente al uso generalizado de la calefacción y los aparatos de aire acondicionado, así como a las deficiencias de diseño y aislamiento de los edificios.

Ver en el enlace: www.termopiedra.com

One Comment

    Aislamiento eléctrico

    Aislamiento de paredes