in

Una reforma de fachada, ventanas y calefacción puede ahorrar hasta el 50%.

Estudio: Iniciativa piloto subvencionada por el Gobierno Vasco para definir un modelo de rehabilitación energética que pueda servir a diferentes edificios de un mismo barrio.
Barrios: Amara y Bidebieta porque son barrios densos, con casas construidas en los 60 y 70.
Objetivos: Ahorrar energía, mejorar las condiciones de habitabilidad y confort térmico y acústico, y alargar la vida útil de los edificios.
Medidas: Reforma de fachadas, cubiertas, cambio de ventanas y de sistemas de calefacción.

Las viviendas antiguas pueden ponerse al día en materia de eficiencia energética mediante una renovación específica de sus fachadas y cubiertas, una sustitución de ventanas, y una reforma del sistema de calefacción. El Ayuntamiento con la colaboración del Gobierno Vasco va a realizar un estudio piloto en una casa de Amara y en una de Bidebieta-Gomistegi, que podría ser aprovechado por las comunidades de vecinos de estos barrios para lograr a futuro ahorros en el consumo de energía de hasta el 50%.

Gracias a una aportación de 150.000 euros del Departamento de Vivienda del Gobierno Vasco, el Ayuntamiento va a poner en marcha este proyecto, que dio ayer su primer paso al celebrar una reunión con varios administradores de fincas de Amara Berri y Bidebieta. ¿por qué se han seleccionado estos barrios? Porque ambos están densamente poblados y cuentan con bloques de viviendas construidos hace cuatro y cinco décadas, que no son muy viejos para tener daños estructurales ni lo suficientemente modernos como para haberse edificado según los criterios de las primeras normas sobre condiciones térmicas que se aprobaron en 1979.

Ambos barrios cuentan, además, con una tipología de vivienda que se repite en varios edificios y que, por tanto, permite que una propuesta de rehabilitación energética estudiada para un bloque pueda ser aprovechada por las comunidades de vecinos de otros bloques, según explicó el concejal de Medio Ambiente, Miguel Angel Díaz.

La propuesta encanja en la política medioambiental del gobierno donostiarra como anillo al dedo. El Ayuntamiento está empeñado en que toda rehabilitación de un viejo edificio conlleve una puesta al día en cuestión de eficiencia energética.

Esto es, que no sólo quede bonito sino que logre beneficios añadidos, como el permitir que a futuro el edificio consuma menos energía. Así lo establece la recién aprobada ordenanza de eficiencia energética y es la misma motivación que impulsa este estudio. «Rehabilitar energéticamente el parque de vivienda existente es una forma de hacer ciudad de futuro, porque revalorizamos las casas antiguas, mejoramos los barrios, optimizamos recursos y limitamos el desarrollo urbano en nuevos suelos», según explicó la directora de Medio Ambiente, Victoria Iglesias.

En las próximas semanas, el Ayuntamiento junto a las comunidades de vecinos de estos barrios identificará sobre qué edificios en concreto se realizará el estudio piloto. Definidos los bloques, se encargará (en septiembre) a sendas empresas la realización de una pormenorizada auditoría energética de estas casas, que incluirá una recogida de datos de los vecinos para conocer hábitos de consumo y estilos de vida.

Las empresas plantearán soluciones constructivas y de cambio en instalaciones que servirán a las comunidades de vecinos para rehabilitar los edificios con criterios de eficiencia energética. Entre las medidas aparecerán la impermeabilización de fachadas, su correcto aislamiento, la colocación de ventanas con cámara de aire, la apuesta por sistemas de calefacción centralizada con medición individual, y la elección del alumbrado más eficiente.

Todo ello se resumirá en una «guía energética» que será un catálogo de buenas prácticas para no malgastar energía en el hogar.

Enlace: www.diariovasco.com/20090722/san-sebastian/estudio-publico-facilitara-casas-20090722.html

Hacia pisos más ecológicos en Donostia

La Ordenanza de Ecoeficiencia Energética pretende edificación con criterios bioclimáticos, fomentar el uso racional de la energía e incorporar energías renovables