in

Un óptimo aislamiento térmico de la vivienda y un sistema de calefacción adecuado a nuestras necesidades son primordiales para que el frío no se instale en casa este invierno

No dejar las ventanas abiertas más tiempo del necesario. Una habitación se ventila en 5-10 minutos y a partir de ahí se pierde calor. La vivienda debe estar correctamente aislada en puertas y ventanas. Un buen aislamiento térmico permite ahorrar entre un dos y un 40% en calefacción.  Hay que programar la calefacción con el termostato y mantenerla en 20 grados. Es una temperatura adecuada para un piso; por cada grado adicional el consumo aumenta de manera considerable.
Reduzca la temperatura de las habitaciones o zonas de la casa que no se usan.

Si la calefacción es colectiva y en un momento determinado siente calor, cierre los radiadores, pero nunca abra las ventanas.  Los radiadores deben permanecer descubiertos para que rindan al máximo.
Las superficies de cristal son el punto más vulnerable a las fugas de calor (el 40% de las pérdidas se producen por las ventanas). Instale siempre que pueda doble acristalamiento en las ventanas porque ahorrará un 20% de energía.

Ponga burletes adhesivos en los cierres de puertas y ventanas porque el ahorro de energía es de un 5-10%, e instale en paredes y techos un buen aislamiento térmico. El gasto anual de calefacción puede incrementarse hasta un 70% en las viviendas que carecen del mismo.

Ponga radiadores debajo de las ventanas. El aire que entra forma corrientes y contribuye a que el calor se distribuya por toda la habitación.El tipo de vivienda, la zona en la que esté ubicada, los hábitos familiares y el coste que se esté dispuesto a asumir determinarán la elección de un modelo u otro de calefacción. Durante los meses más fríos, mantener la temperatura del hogar supone el 60% del consumo energético de una casa.

Un sobrecoste más que considerable que llega cuando apenas hemos conseguido superar la cuesta de septiembre, marcada por los gastos escolares, y justo antes de las Navidades. A ello se suma el hecho de que, este año, el otoño ha cedido el paso al invierno con mayor premura.

El mal tiempo exige apretarse el cinturón. Las tarifas de gas natural para consumidores domésticos y pequeñas industrias han subido desde el 13 de octubre un 9,6%; acumulan un incremento anual del 18,5%. La bombona de butano cuesta 13,76 euros y el gasoil de calefacción se vende, de media, a 0,812 euros el litro. Las tarifas eléctricas han registrado junto con el gas ciudad la mayor subida, un 8,9%.

Ante este panorama y con independencia de la instalación elegida, el aislamiento térmico es crucial para lograr máxima eficiencia energética y menor consumo. Es la clave para que el sistema de calefacción que decidamos colocar en nuestro hogar no dispare la factura. Una fórmula que se consigue mediante la utilización de materiales aislantes en muros exteriores, cubiertas, suelos y tabiques.

De acuerdo con esto, las características propias de cada edificio determinarán la elección del sistema. Así, no descuide estos consejos.

Si su vivienda está en una zona fría, elija un sistema que mantenga el calor de forma constante. En caso de que esté ubicado en una zona cálida, será suficiente con que proporcione la temperatura ideal de forma puntual. Además, si precisa de suministro de combustible a granel (bombonas de butano, gasóleo…) deberá conocer el servicio de reparto, la frecuencia de la distribución y la accesibilidad a la vivienda. Valore el mantenimiento que necesitará. Será un gasto durante toda su vida útil. Todas las instalaciones, a excepción de la eléctrica, requieren de inspecciones.
Otros elementos a tener en cuenta son las dimensiones de la vivienda, su orientación y el uso (calentar cada espacio o parte); el espacio disponible para radiadores; la necesidad de sustituir un sistema anterior; y la obligatoriedad de disponer de suministro de agua caliente y de la instalación.

Enlace : www.eldiariomontanes.es/20081108/sociedad/destacados/ande-caliente-20081108.html

La Junta aporta 1.597.500 euros para rehabilitar las viviendas de Los Bloques

El Consejo de Gobierno destina seis millones de euros para rehabilitar mil viviendas