in

Un buen aislamiento térmico contribuye al ahorro energético en el aire acondicionado

Una de las soluciones pasivas para contribuir al ahorro energético es aplicar el espesor de aislamiento óptimo que reduce la pérdida térmica del edificio. Con una inversión adicional en aislamiento de 6 €/m2 se pueden reducir hasta en un 27% los costes en la factura eléctrica.

Otras ayudas:
– Ventanas de doble acristalamiento, además de la colocación de toldos o persianas en aquellas ventanas que reciben los rayos del sol directamente.
– Reducir la infiltración por ventanas y puertas sellándolas alrededor de juntas, esquinas y materiales que ocasionan elevadas pérdidas energéticas.
– Al comprar un nuevo aparato de climatización es indispensable comprobar la etiqueta de eficiencia energética, certificado obligatorio en productos de uso doméstico, que marca el nivel de eficiencia y consumo energético.

Soluciones activas que también podemos aplicar:
– Limpiar o reemplazar con regularidad los filtros del aparato, ya que si están tapados, el sistema utiliza más energía para enfriar.
– Regular el aire acondicionado a 24ºC, ideal para generar bienestar y ahorrar energía. Cada grado más supone un 8% de ahorro.
– Apagar el sistema de refrigeración por la noche y por la mañana no encenderlo hasta después de haber ventilado la casa.
– No abrir las ventanas mientras esté encendido el aire acondicionado.
– Para ventilar completamente una habitación es suficiente con abrir las ventanas 10 minutos.

Rehabilitar es mejor que demoler, según los arquitectos Lacaton y Vassal

Nuevo aislamiento para fachadas que respira