in

Salta el escándalo de la rehabilitación de viviendas en Australia

En Australia, el programa de aislamiento de viviendas  forma parte de un  paquete de estímulo a la economía del gobierno. En concreto se ofrece  1.070 euros para aislamiento. Esta medida trata de conseguir un triple objetivo: estabilizar la economía, reducir las emisiones de la calefacción y del aire acondicionado y básicamente proporcionar empleo a los trabajadores de la construcción en paro.

 

Con esta medida, que ha sido muy  bien aceptada,  se está consiguiendo el aislamiento de más de un millón de viviendas. Comparando  con las 70.000 viviendas que  ya se aislaban antes de la entrada  en vigor del plan del gobierno ha sido un éxito.

Ahora el gobierno y los usuarios se encuentran con que gran parte del trabajo se ha realizado mal, en algunos casos denuncian que, para sujetar el aislante en las fachadas se han clavado grapas directamente en los hilos de la electricidad, sin retirarlos o inutilizarlos previamente ,lo que está  provocando incendios y en algunos casos hasta muertos.

Las quejas han aumentado y el gobierno ha suspendido el programa. El primer ministro  se ha visto obligado a retirar  a la ministra de Medio Ambiente  sus atribuciones sobre la eficiencia energética y restauración. Por culpa de la codicia de algunos y el desconocimiento de otros llegamos a esta situación.

Las empresas de aislamiento no están reguladas  en Australia. Al poner en marcha este programa , los instaladores sin experiencia ni escrúpulos en algunos casos, comenzaron a ofrecer el aislamiento puerta a puerta.

Cuando  empezaron a aflorar  los problemas el gobierno tomó cartas en el asunto, tratando de introducir  normas de seguridad y  formación. Las cosas cuando no se hacen bien, acaban muy mal. De momento, en Australia.

Premiadas las viviendas bioclimáticas de Romera y Ruiz Arquitectos «Ocho casas, tres patios»

Paisajismo Urbano promoviendo la divulgación de la bioarquitectura