in

Ruido aéreo entre viviendas

Respecto a la normativa anterior, las principales diferencias con la nueva norma son las siguientes:

Ruido aéreo entre viviendas:
Supone un aumento del aislamiento con respecto a la normativa anterior entre usuarios diferentes, por ejemplo entre dos viviendas diferentes dentro de un mismo edificio o entre una vivienda y zona común, como la caja de escaleras. Hablamos de voces, radio, televisión, música.

Ruido de impacto entre viviendas:
La nueva norma es bastante más exigente que la anterior, de manera que si antes el ruido de impacto entre dos viviendas (taconeo o balón botando), o entre una vivienda y una zona común estaba limitado a 80 dBA, ahora se limita a 65 dB.

Y además se limita mucho el ruido de impacto de recintos de instalaciones, como puede ser el ascensor, por ejemplo, o las salas de máquinas del edificio, que lo limita a 60 dB.

Ruido exterior:
Con relación al ruido exterior, es decir, el que afecta a las fachadas, se mantiene más o menos la exigencia. Sin embargo sí se introduce una novedad: el aislamiento acústico de las fachadas va a depender de la ubicación del edificio. Si estamos en una zona de la ciudad más ruidosa, tendremos que aislarnos más que si nuestro edificio está en una zona tranquila.

Habitaciones. Se notará una mejora considerable sobre todo en aquellas habitaciones a las que el Documento Básico llama estancias protegidas, que son los dormitorios, el salón y el comedor, a las que la nueva norma exige mejores condiciones acústicas que al resto, como a los baños, las cocina, los pasillos y similares.

Separaciones horizontales:
Escucharemos mucho menos los ruidos de impacto de los vecinos porque esta nueva norma nos va a obligar a poner lo que llama suelos flotantes, que implican la colocación de un elemento aislante acústico entre el piso de nuestra vivienda y el forjado del edificio.

Separaciones verticales:
Otra diferencia constructiva notable es la separación vertical entre viviendas: si hasta ahora habíamos podido poner una pared de fábrica de bloque de 15 cm. de ancho, ahora, con esta nueva norma, vamos a tener que poner doble pared con aislamiento entre las dos hojas, o lo que se llaman trasdosados, que consiste en adosar al elemento base una capa de aislante con otra de acabado…
 
El aumento del precio en la aplicación de la nueva normativa dependerá, por un lado, de los materiales aislantes que se utilicen y, por otro, de los sistemas constructivos, que sí pueden suponer un incremento notable en la mano de obra.

Pero, con un sistema de ejecución convencional, un material aislante colocado puede costar entre seis y siete euros el metro cuadrado. Sin embargo, el conjunto del Código Técnico de la Edificación, del que forma parte este nuevo Documento Básico de Protección frente al ruido, sí ha podido suponer un aumento considerable en el precio final de la construcción de un edificio

Leído en: www.diariodeavisos.com/diariodeavisos/content/269802/
 

Onduline edita un completo ‘Manual de rehabilitación de cubiertas’

El Plan Renove de Acristalamiento de Madrid promueve el uso de cristales más eficientes energéticamente