in

Rehabilitar edificios creará 7000 puestos de trabajo en Andalucía

La Junta de Andalucía pone en marcha el ‘Programa Edificante’,  con un presupuesto inicial de 52 millones de euros para incentivar las actuaciones de eficiencia energética en viviendas y edificios . Rehabilitar edificios y promover aislamiento con el fin de procurar ahorros en la factura de hasta el 30 por ciento. Con esta iniciativa se van a  crear  hasta 7.000 puestos de trabajo directos e indirectos en tres años.

 El acuerdo está firmado por los consejeros de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, y de Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Espadas. Específicamente se  apoya el desarrollo de medidas tanto para la rehabilitación integral de edificios, como para la construcción de nuevas viviendas con una certificación energética superior o para la introducción de criterios de mejoras concretas en eficiencia energética.

Se pretende que la ciudadanía se comprometa y pueda acceder a nuevas vías de ahorro. Así, se incentiva el ahorro energético, las energías renovables y la lucha contra el cambio climático, todo esto dentro de un plan que tendrá una vigencia de diez años.

Se trata de la primera actuación «de gran calado» en materia energética en España y pretende marcar las «señas de identidad» de lo que será el futuro del sector de la construcción en Andalucía. Esto es edificación  sostenible, creadora de empleo y que reduzca las emisiones de gases invernadero.

Martín Soler indicó que  el sector debe adaptarse a la nueva realidad urbana ante el cambio climático y centrarse en gran medida en la rehabilitación más que en la nueva construcción. «Hay que apostar por el fomento del ahorro e impulsar la construcción ante las nuevas demandas sociales, como la rehabilitación de viviendas y el desarrollo de nuevos edificios más sostenibles y con costes asumibles», añadió Soler.

 La Junta  también tiene en marcha  una nueva línea de ayudas para mejora de  la eficiencia en la rehabilitación de edificios  con una antigüedad de entre diez y 35 años. Los propietarios podrán realizar intervenciones, que tendrán un coste máximo de 12.000 euros por vivienda, para actuar en la envolvente (fachadas, ventanas y cubiertas) y en las zonas comunes de los edificios; o bien para incorporar el uso de energías renovables, como la solar térmica y la biomasa.

Habrá  ventajas fiscales para los propietarios que realicen las actuaciones con un Impuesto de Valor Añadido (IVA) reducido o desgravando hasta un diez por ciento del coste de las actuaciones en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en las obras destinadas a optimizar el comportamiento térmico y acústico del edificio y mejorar los sistemas de agua caliente sanitaria, los sistemas de calefacción y refrigeración, así como la instalación de ascensores existentes.

Rehabilitación de viviendas en el barrio de La Candelaria

Cerámicas y novedades en CEVISAMA