in

Procasa termina la construcción del 4 y 6 de Santo Domingo, un edificio que reune la singularidad de contar con una biblioteca de 550 metros cuadrados, aislada acústicamente de las quince viviendas

Es algo más que un edificio para jóvenes de los que está promoviendo Procasa en el casco histórico de la ciudad. En el semisótano y planta baja del inmueble hay una biblioteca, la segunda y mayor de un barrio en el que faltan equipamientos, el de Santa María.

El proyecto no contó con el beneplácito de los vecinos del barrio y no porque no quisieran una biblioteca, sino porque supieron de los planes municipales cuando ya estaba próxima a inaugurarse la otra, promovida por la Junta, y no querían que se duplicaran instalaciones cuando faltaban tantas.

 Recogieron firmas en las que apostaban por un uso deportivo para el local. Pero el Ayuntamiento siguió adelante, motivado por la consecución de los fondos bibliográficos de la Casa del Niño Jesús.

Hoy, la empresa municipal de vivienda muestra con orgullo el resultado, que será visible para los gaditanos a partir de septiembre, cuando se entreguen las viviendas junto con las del edificio cercano, Santo Domingo, 2. La biblioteca multiplica por diez la superficie del de la calle Suárez de Salazar, creará puestos de trabajo y Procasa está convencida de que generará actividad en la zona.

El edificio de Santo Domingo conforma una manzana entera, y la obra, realizada por la empresa Sanrocón y con un presupuesto de 1.397.952 euros, ha obligado a urbanizar calles aledañas. El proyecto del arquitecto Fabián Cruz da una especial importancia, por un lado, a la luz, y por otro, a aislar acústica y visualmente biblioteca y viviendas.

El resultado final es un edificio muy luminoso: el semisótano da la sensación de ser un bajo, el bajo de ser un primero y así sucesivamente, gracias a aberturas que permiten la entrada de la luz y que, sin embargo, no dejan que el ruido de las viviendas acabe molestando a los que vayan a estudiar abajo.

La biblioteca tiene dos entradas independientes (una de ellas es la de emergencia) y un ascensor propio. En el centro está el patio, totalmente acristalado y con el suelo cubierto de piedras blancas que reflejen la luz. Cuenta con oficinas y despachos y ya está preparada para enchufar ordenadores a la red.

 La planta semisótano es entera para la biblioteca, 403,75 metros sin contar el patio. Arriba, en la planta baja, el usuario tendrá otros 155,20 metros cuadrados porque el resto del espacio se destina a viviendas y a un local que utilizará como oficina la Fundación Casa del Niño Jesús.

El edificio tiene quince viviendas, once de dos dormitorios y las otras dos, de uno. Van de los 63,66 hasta los 76,36 metros cuadrados construidos y el tamaño medio es de 70 metros. La entrada a las zonas comunes está en una especie de pequeño patio rematado con cristal para que la luz salude al visitante.

Desde allí se accede al ascensor y al patio, en el que finas columnas de cristal velan la vista de las casas desde la biblioteca. Al dar el edificio hacia cuatro calles, todas las casas pueden permitirse el lujo de tener ventanas tanto hacia el exterior del edificio como hacia el pasillo que rodea al patio.

De hecho, incluso coinciden ventanas para uno y otro lado en la misma habitación. Las casas, que ya están adjudicadas a sus futuros inquilinos (que después de cinco años podrán convertirse en propietarios) se distribuyen en dos plantas.

Enlace : www.diariodecadiz.es:80/article/cadiz/200493/patio/cristal/para/santa/maria.html

Vivienda, rehabilitacion

Vélez prepara un plan para rehabilitar y habitar los edificios del casco antiguo