in

Original cortina cerámica que cubrirá la fachada

El futuro edificio de la nueva biblioteca municipal de Vila-real tendrá en su fachada y su interior uno de los mejores ejemplos del uso de la cerámica producida por una empresa local. Así lo ha asegurado el concejal de Urbanismo, Alfredo Sanz, quien explica que el proyecto «busca, desde la sencillez de volúmenes, ser un referente en sostenibilidad, tradición popular y tecnología».

De esta forma, el edil indica que la propuesta adjudicada a Becsa, que el pleno aprobó el lunes por cuatro millones de euros, contempla una fachada cubierta en su totalidad «por una cortina cerámica única e innovadora, que evoca las típicas elaboradas con canutillos de madera y que sirve como filtro de la luz solar».

 Se trata, según detalla Sanz, de continuar con la apuesta de que la cerámica local esté presente de una forma «muy relevante» en los proyectos que se desarrollen en la ciudad. En este caso, el peculiar material de la fachada y el pavimento lo proporcionarán, respectivamente, las firmas Butech y Ceranco, ambas del Grupo Porcelanosa.

A este respecto, el máximo responsable vila-realense en materia urbanística indica que el pavimento del centro bibliotecario también tendrá un marcado aire mediterráneo, por cuanto reproducirá la costumbre del mosaico.

«Es un edificio pensado exclusivamente para el entorno de la plaza de Pius XII y que en su diseño se apuesta por la ventilación e iluminación naturales, con el objetivo de minimizar los consumos energéticos», señala.

Enlace noticia: www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/noticia.asp?pkid=491886

El nuevo decreto del Hábitat tolera «muchas excepciones» según los arquitectos

Plataforma de Arquitectura – Flavio Rodríguez H., Héctor Hernández V