in

Onduline Bajo Teja en la rehabilitación del Parador de Santillana del Mar

onduline

El Parador Gil Blas de Santillana de Mar, rehabilitado conOnduline, empresa especializada en la construcción de materiales para la impermeabilización y aislamiento de cubiertas inclinadas, ha realizado a través de la empresa instaladora Montebalsa la rehabilitación del tejado del Parador Gil Blas de la localidad cántabra de Santillana de Mar.

El edificio, en su origen casona de los Barreda-Brancho, fue construido en el siglo XVII y es parador nacional desde 1944. Está ubicado en la plaza de Santillana de Mar, villa declarada Monumento Nacional cuyos orígenes se remontan al siglo VIII.

La obra, realizada el pasado verano bajo la dirección del ingeniero técnico Rafael Montero, consistió en la retirada de la teja antigua, la instalación de placa Onduline BT-235 y el retejado con teja curva nueva sujeta con gancho.

Por sus características técnicas, las placas Onduline Bajo Teja aportan numerosas ventajas en la rehabilitación de cubiertas inclinadas de teja. Su composición, a base de fibras minerales y vegetales y resinas termoestables saturadas en asfalto a alta temperatura, garantiza la impermeabilidad. Presenta, además, una gran flexibilidad, por lo que absorbe los movimientos estructurales sin fisurar.

Es un producto de gran ligereza –pesa sólo 3 Kg/m2-, aspecto muy importante en proyectos de rehabilitación. Su formato ondulado crea un ‘tiro’ de ventilación que previene la condensación y por tanto las humedades, y su facilidad de manipulación permite que la placa se adapte a las irregularidades de la cubierta (encuentros, limas…)

Onduline Bajo Teja aporta soluciones a las patologías más habituales de las cubiertas inclinadas de teja. Las grietas que van produciéndose en la estructura no afectan a la placa por su flexibilidad, que además evita el paso del agua filtrada por la presencia de tejas desplazadas o rotas.

Su forma ondulada favorece la ventilación frente a los problemas de condensación. Sirve de barrera ante los estancamientos de agua producidos por resoluciones incorrectas de instalaciones, y elimina la posibilidad de fisuras por deformaciones y asentamientos estructurales.

Los sistemas de impermeabilización Bajo Teja de Onduline cumplen los requisitos del Código Técnico de Edificación, son de rápida colocación e incluyen todos los accesorios y materiales necesarios para la instalación de la placa.  Los sistemas Onduline Bajo Teja cuentan con  una garantía de 33 años.

e-mail: [email protected] 

Enlace : www.onduline.es

Salón Hábitat se centra este año en la rehabilitación

Aislamientos Térmicos Alfredo Esteve