in

Monocodal de patines de Iguazuri para zanjas de gran profundidad y tubos largos

La firma Iguazuri S.L., especialista en la técnica de entibación de zanjas y pozos, cuenta con un parque de alquiler con diferentes sistemas de entibación. Entre ellos destaca por sus ventajas de concepción, diseño y fabricación el sistema MONOCODAL de PATINES, solución exclusiva de Iguazuri que permite trabajar con sencillez y seguridad en zanjas de más de cuatro metros de profundidad y/o con tubos de diámetro superior a los 1,50 metros.

El sistema de entibación, exclusivo y de ejecución muy sencilla, permite instalar tubos de más de 1,50 metros de diámetro y trabajar en zanjas de más de cuatro metros de profundidad. El bastidor RS de Iguazuri es una estructura monobloc de dos guías verticales y un travesaño horizontal con patines en ambos extremos, dotados de rodillos de acero, que ruedan sobre las pistas de las guías y que las sujetan.

El Monocodal se coloca según convenga por la altura del tubo. Forma una geometría en H, y sus componentes se deslizan entre sí, libre e independientemente, manteniendo dicha forma en todo momento, especialmente la anchura.

Las planchas de entibación se introducen en los carriles laterales de las guías y descienden con la excavación. Contienen el terreno constantemente, de forma que el entorno exterior de la zanja no se altera durante el proceso. Se evitan así los asentamientos debidos al desplazamiento horizontal del terreno, habituales en los sistemas tradicionales y provocados por el movimiento de las paredes de la entibación.

La anchura de la zanja no varía, ni en la hinca ni en la extracción; la entibación no se acuña ni se atasca, y las sacudidas y golpes quedan eliminados.

Las planchas más habituales son de 4, 5 y 6 metros de longitud. Las alturas son de 2,4 metros las cortantes, y de 1,40 metros las sobrepuestas. Con el sistema MONOCODAL de PATINES, es habitual entibar zanjas de 6,20 m y más. La anchura de trabajo puede ser de en torno a 8 metros. Cuando hay que instalar tubos largos, de longitud superior a la distancia entre Monocodales, el sistema de Iguazuri resuelve el problema, con una ejecución extraordinariamente sencilla.

Por citar un ejemplo: trabajamos con tubos de 10 metros de longitud, planchas de entibación de 4 metros de largo y distancia entre Monocodales de 4,20 metros entre ejes. Si los tubos se deben soldar en el fondo de la zanja, es aconsejable disponer de un equipo de entibación de 20 metros de longitud.

Montada la entibación, con los Monocodales en la parte más baja de las guías como es habitual, se levantan los primeros colocados en una longitud correspondiente a la del tubo y se hace pasar  éste entre los codales inferiores y los levantados, describiendo una trayectoria de Z. Así, se deposita sin obstáculo en el fondo de la excavación. El procedimiento también es válido con planchas de mayor longitud.

Cuando se trata de un pozo, se considera éste una zanja con extremos cerrados y se emplean guías de esquina y planchas como tapas. Si el tubo, depósitos o maquinaria de hinca a instalar en el fondo del pozo excede la distancia entre Monocodales, empleamos las Mordazas de Tensión, que transmiten los empujes laterales del terreno a las guías de esquina y permiten extraer hacia arriba los Monocodales. Se consigue así un pozo exento, en el que se puede trabajar con facilidad.

IGUAZURI S. L., fundada en 1979 y ubicada en la localidad guipuzcoana de Oiartzun, es referente en el sector de la construcción en encofrado de muros y losas y entibación de zanjas. Todos sus proveedores, entre los que se encuentran marcas tan prestigiosas como H BAU TECHNIK, ISCHEBECK, SBH ENTIBACIONES, WENDLER O WIMAG, poseen las certificaciones de calidad exigidas por la más rigurosa normativa europea. La seguridad es otro aspecto clave para Iguazuri. Todos sus sistemas y productos garantizan al cien por cien la integridad física de sus usuarios.

Para contactar:  IGUAZURI, S.L.
Ctra. Madrid-Irún, km. 469   20180 OIARTZUN (GUIPUZCOA)
Web:  www.iguazuri.com

Curso de Aislamiento Acústico y Térmico en la Construcción de la Universidad de Valencia.

Un nuevo edificio bioclimático de última generación que investigará soluciones para una construcción más sostenible