in

Las ‘patrullas antirruido’ pusieron 219 sanciones en 11 meses

Las patrullas contra el ruido del Ayuntamiento de Madrid han levantado 248 actas en sus once meses de funcionamiento, de las que 219 (más del 88 por ciento) han tenido como resultado un expediente sancionador. Estos son los resultados que del balance de actividad que ha presentado este miércoles el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, acompañado de los delegados de Medio Ambiente y Seguridad, Ana Botella y Pedro Calvo, y los concejales presidentes de los cinco distritos donde actúan estas patrullas (Centro, Tetuán, Salamanca, Chamberí y Moncloa-Aravaca).

En concreto, el documento explica que de esas 219 sanciones, 58 se han registrado sobre viviendas y 161 sobre locales, fundamentalmente locales de ocio y discotecas.

Estos equipos de inspección conjunta integrados por técnicos del Área de Medio Ambiente y agentes de la Policía Municipal comenzaron a funcionar en Centro en abril de 2008. Han realizado patrullas los jueves viernes y sábados entre las once de la noche y las cinco de la madrugada, realizando mediciones acústicas que desarrollan habitualmente las unidades integrales de distrito de la Policía Municipal.

Pretenden cartografiar el ruido de la ciudad dar mayor agilidad a las denuncias vecinales por problemas de esta naturaleza producidos durante la noche, sobre todo relacionados con las actividades de ocio. Han detectado que las zonas de ocio generan, principalmente, tres tipos de ruidos que afectan al ambiente acústico de los vecinos: los elementos tonales emergentes (sirenas, bocinas…), ruido impulsivo (música con numerosos elementos de percusión), bajas frecuencias (música con numerosos elementos en frecuencias graves, más difíciles de insonorizar).

El protocolo de actuación que utilizan se activa tras recibir la denuncia de un vecino. Se realizan las mediciones correspondientes, elaboran un acta de inspección e inician, el lunes inmediatamente posterior, un expediente administrativo de cuya tramitación derivan sanciones o medidas correctoras. El objetivo que se quiere alcanzar es crear ambientes acústicos confortables y sanos que no superen los niveles máximos en cada zona (por ejemplo, los índices de ruido en zona residencial deben ser de 40 decibelios de día y 35 de noche).

Mapa Estratégico del Ruido
El 15 de enero el Consistorio aprobó el Mapa Estratégico del Ruido de Madrid, que divide la ciudad en áreas acústicas. Según sus datos, durante el día, el 94,4 por ciento de los ciudadanos soporta unos niveles de ruido inferiores a los límites establecidos por la legislación europea. En el horario nocturno esta tasa, según el Consistorio, se reduce al 80 por ciento. El Mapa estudia el ruido producido por el tráfico, al margen de aquellos que producen otras administraciones, como los de la red de ferrocarril, el aeropuerto de Barajas o la M-40. Tampoco incluye, porque así figura en la Ley del Ruido 37/2003, los lugares de trabajo.

El Consistorio pretende actuar con estas normativas y equipos en las zonas que incumplan los criterios de calidad o los objetivos de calidad acústica. Se incluirán entonces acciones específicas para prevenir el ruido como la instalación de pantallas acústicas, el uso de asfalto poroso o el aislamiento de fachadas. Además, el Gobierno municipal va a adecuar toda su flota de vehículos para que cumpla la legislación de ruido.

Leído en: www.madridiario.es:80/2009/Marzo/distrito/varios/137132/las-patrullas-antirruido-sancionan-un-88-de-las-veces.html
 
 

Más de 500 familias de Ciudad Real recibirán ayudas para rehabilitar su vivienda

Pimesa recibe en apenas dos días 40 consultas para rehabilitar inmuebles