in

Las nuevas viviendas cacereñas empiezan a blindarse contra el ruido

 Viviendas resplandecientes, repletas de detalles, con preinstalación de aire acondicionado, gotelé y antena parabólica, entre otros detalles. El suelo es de mármol y la terraza tiene vistas a la Montaña. No falta de nada o casi nada en un coqueto apartamento que se ha convertido en el nido de amor de una pareja recién independizada. Sin embargo, las vergüenzas quedan destapadas el primer día.

O la primera noche. Entonces, y sólo entonces, se comprueban taras de construcción inesperadas, sonidos insospechados, cuestiones con las que nadie contaba… en forma de ruidos sorprendentes. Por ejemplo, la cisterna del vecino. O esa tos de fumador del inquilino del bajo. Y más aún, si a los estudiantes del piso de al lado les da por organizar una fiestecilla los jueves por la noche.

El apartamento sigue estando nuevo, y entra por los ojos nada más verlo. Pero también entra por los oídos para desgracia de sus habitantes. Con la nueva normativa de aislamiento acústico, vigente desde ayer, descripciones como la anterior están condenadas a desaparecer. Los expertos aseguran que las viviendas ganarán en calidad, aunque las principales quejas apuntan a un aumento de los precios por las exigencias legales que habrá que cumplir.

Entra en vigor el nuevo articulado del Documento Básico ‘DB-HR Protección frente al Ruido’, del Código Técnico de la Edificación. Todos los proyectos de construcción que se aprueben a partir de ahora deberán cumplir obligatoriamente las nuevas especificaciones técnicas que recoge el documento.

Se trata de un nuevo marco normativo que fija las exigencias de calidad de los edificios e instalaciones. El nuevo código de edificación pretende superar las limitaciones del marco anterior.

En el caso de la normativa contra el ruido, el nuevo texto sustituye a uno que estaba en vigor desde 1988 y en esencia supone aumentar la exigencia de aislamiento sonoro de los 42 a los 50 decibelios en el ruido aéreo. Si se cumple, ya no será tan fácil escuchar la voz de la vecina o la televisión de otro inquilino a más volumen del aconsejable. La intimidad, por esa parte, queda garantizada.

El documento fue aprobado inicialmente por el Gobierno central en 2007, aunque no se ha puesto en vigor hasta ahora. Un Real Decreto de 2006 aprobaba el Código Técnico de Edificación, al que se introdujeron modificaciones en otro Real Decreto de 2007. Los objetivos son ambiciosos, ya que se triplicará el aislamiento, lo que permitirá ganar «en calidad de vida».
Más caros
Lo subrayó la ministra Beatriz Corredor en el salón Construmat en Barcelona y lo corroboran algunos expertos consultados por este diario. Sin embargo, las quejas de los profesionales de la construcción han aludido ya a que se producirá un incremento de costes. Inicialmente, desde Vivienda se habló de un porcentaje que oscilaba entre el 0,33 y el 0,75 por ciento.

«La normativa era necesaria. Ya no se trata solo de que se cumplan las cifras en laboratorio, sino también en la misma vivienda mediante medición», resaltan desde la empresa Yesos Ibéricos S. A., que apuesta por el pladur como solución específica.
Andrés María Fernández, su delegado en Extremadura, explica que durante «un año y medio» han convivido la nueva y la antigua normativa, que desde este viernes queda derogada. Más calidad, menos ruidos y costes añadidos.

También para la Administración. «Le puede suponer un coste adicional a los ayuntamientos. La cédula de habitabilidad se vincula a una serie de controles sobre la vivienda y es posible que muchos ayuntamientos no tengan capacidad para afrontarlos, o que tengan que contratarlos a empresas externas», indican desde Yesos Ibéricos. «Desde ahora, todos los proyectos que se hagan desde los colegios profesionales deben incorporar el correspondiente estudio sobre el ruido», añade Andrés María Fernández, que valora favorablemente la nueva normativa, aunque aclara que «todavía habrá que esperar para comprobar su auténtico alcance».

Las actuales viviendas no están obligadas a incorporar los cambios. Es decir, los propietarios no tienen que hacer ningún estudio de acústica ni necesitan abordar reforma alguna. Por el contrario, las nuevas casas si deben atenerse al llamado Documento Básico de Protección contra el Ruido. También se ven abocadas a fijarse en el mismo aquellos negocios que se transformen. Por ejemplo, un local que antes se utilizaba como oficina o despacho y que pasa a desarrollar cualquier otra actividad.

Algunos operadores se han adelantado a la propia normativa. Un ejemplo peculiar es el de las viviendas modulares. Fueron presentadas como «algo nuevo y revolucionario en Extremadura» por agentes de la propiedad inmobiliaria y la firma promotora de las mismas, Modular Home, el pasado mes de enero.

Son un modelo de vivienda diferente, casi a la carta, hechas en una especie de formato de puzzle y con posibilidad de ampliación. También son mucho más baratas, con precios que arrancan desde unos 14.000 euros. Ángel González, director general de Modular Home, instalada en Casas de Don Gómez, resalta que cumplen con todas las exigencias legales, incluidas las que establece el aislamiento acústico. «En estas casas el aislamiento es incluso mayor», resume.

En su opinión, el hormigón -material utilizado- es aislante de por sí: «Hay un aislamiento acústico y térmico. El hormigón ofrece mejores soluciones que el ladrillo, y a ello añadimos que se le mete más capa, por lo que se trata de viviendas perfectamente aisladas. Hemos trabajado en ese aspecto desde el primer momento y ya aplicamos la normativa desde antes de que entrase en vigor».

Entre las novedades principales, no aparece solo el aumento de los niveles de aislamiento, con lo que la vivienda será más silenciosa, sino también la forma de llegar a los mismos: las mediciones se harán sobre campo, en la propia casa, y no en laboratorio.

Una norma que, según los especialistas, responde a la expectativas. «Actúa en todos los frentes: separación ente vecinos, zonas comunes, mapas acústicos de las localidades, acondicionamiento…», insisten desde Yesos Ibéricos. Y, eso sí, hacen una puntualización con la mirada puesta en los controles administrativos: Al final, aclaran, todo dependerá del nivel de exigencia de los organismos implicados.

Enlace noticia: www.hoy.es/20090425/caceres/nuevas-viviendas-cacerenas-empiezan-20090425.html

La empresa leridana GLS Prefabricats fabrica un ladrillo para el aislamiento acústico de las viviendas

Disponemos de un programa informático de confort acústico