in

Las casas prefabricadas se convierten en uno de los atractivos de la Feria de la Vivienda

Es una alternativa a la construcción tradicional, consolidada ya en Estados Unidos y el resto de Europa y que en España comienza a introducirse. La empresa Palentina de Estructuras, del Grupo Onix, presenta en la Feria de la Vivienda un nuevo modelo de casa prefabricada a base de piedra natural y madera de iroko, que se ha convertido en una de las atracciones del certamen.

«La gente suele ser reticente a este tipo de viviendas, pero cuando las visita y comprueba las calidades y el aislamiento se dan cuenta de sus ventajas», explica Fernando Noriega.
Una estructura de hormigón y acero sencilla donde asentar el refugio y las acometidas de agua, luz y saneamiento son los únicos requisitos previos para que en menos de tres meses el cliente cuente con la casa en su parcela. «Nosotros visitamos el terreno y asesoramos al cliente respecto a las licencias necesarias, la necesidad de contar con un proyecto o no y luego él puede diseñar la casa a su gusto, porque se trata de un estructura de módulos», explica.

El Grupo Onix oferta la posibilidad de distribuir la vivienda como se quiera y la ofrece con las instalaciones de fontanería y electricidad montadas. Los precios oscilan entre los 34.600 euros de un refugio de 40 metros cuadrados con salón, cocina, baño y una habitación hasta los 71.000 de una casa de 80 metros cuadrados con cocina, dos baños, salón y tres dormitorios. Estos precios incluyen la pintura de la vivienda, los muebles de cocina de madera de roble y la encimera de granito, así como el montaje de los baños completos con sanitarios, ducha y mueble.

«Tenemos encargos de toda España, aquí en Castilla y León las hemos montado como primera vivienda o como residencia de vacaciones en Palencia, León o Valladolid», explica Noriega.

 Garantizadas durante diez años, las ventajas, según explica este experto, son el diseño a la medida, el ahorro de tiempo -en un plazo máximo de tres meses puede construirse e instalarse en el terreno- y su perfecto aislamiento.

El espesor total de la fachada alcanza los 16,5 centímetros y la cubierta interior esta formada por vigas macizas de madera de pino, mientras que las ventanas son de PVC de la máxima calidad. Noriega asegura que con las casas prefabricadas funciona el boca a boca. «La gente las ve montadas, comprueban cómo son y luego se animan a instalarlas», subraya.

El Grupo Onix también ofrece la posibilidad de montar la vivienda con un porche e incluir también chimenea, climatizador de aire o una piscina, ya que es una empresa especializada en vasos de baño monocasco.

Enlace: www.nortecastilla.es/20081115/valladolid/refugio-medida-20081115.html
 

La Junta destina 20 millones a rehabilitar 2.000 viviendas en Marbella

El Ayuntamiento de Málaga quiere hacer frente a los altos niveles de ruido