in

La UE impulsa la eficiencia energética y la reducción de CO2 en los edificios

Más de 500.000 puestos de trabajo, 460 millones de toneladas de CO2 y 270.000 millones de € en costes energéticos son desperdiciados cada año.La Comisión de la UE ha decidido terminar con esta situación, mejorando el rendimiento energético de los edificios y reforzando su Directiva.

Barcelona, 20 de noviembre de 2008. La Comisión de la UE ha dado un paso importante en su camino para dejar atrás los edificios derrochadores de energía (comparables a los antiguos vehículos Trabant) y acercarse a una sociedad más libre de dióxido de carbono. Gracias al nuevo Energy Efficiency Package (paquete de medidas para la eficiencia energética), los ciudadanos de la UE pueden esperar una mejor y más prudente rehabilitación de sus antiguos edificios derrochadores de energía:
Los edificios son responsables de más del 40% del consumo energético en la UE ( cada año gastan 270.000 millones de € en consumo energético). Esto equivale a unos 500 euros anuales por ciudadano. Sin embargo, la mayor parte de esta costosa energía se desperdicia debido a un deficiente aislamiento.

Según la consultora Ecofys, podríamos ahorrarnos 460 millones de toneladas de CO2 anualmente si los edificios en reforma se adaptasen a las normas vigentes en materia de energía. «Además, adoptando medidas prudentes, tanto a nivel económico como medioambiental, podrían crearse más de medio millón de puestos de trabajo, según la asociación industrial EURIMA», afirma Claus Bugge Garn, vicepresidente del Grupo Rockwool.
Por la necesidad de adaptar la normativa europea a estas realidades mundiales, varias organizaciones, entre ellas WWF y Rockwool International, han instado a la UE a acelerar el proceso de aprobación e implantación de la nueva Directiva de la UE (cuya aprobación está prevista para 2010 y su implantación en el ámbito nacional en 2011 para edificios públicos, y en 2012 para el resto de edificios).

Los retos y novedades que propone la nueva Directiva son:

–  Eliminar el límite que marcaba la antigua Directiva de 2002 que exigía la reforma energética únicamente de los edificios que superaran los 1.000 m2.

– Cada Estado miembro deberá marcarse objetivos para el 2020, y preparar un plan nacional destinado a conseguir unos edificios de nueva construcción y ya existentes con un reducido/nulo consumo energético y emisiones de dióxido de carbono. 
– Cada Estado deberá especificar también a la Comisión sus objetivos intermedios en cuanto a cuota de mercado (en el ámbito nacional) de este tipo de edificios con reducido/nulo consumo energético y emisiones de dióxido de carbono, para 2015.

Para cualquier consulta: Rocío Cintas García
[email protected]
Rambla Catalunya 114. 1º-2ª, 08008 Barcelona
tel: +34.93.419.69.66
www.comunicacionbcn.com   
 

SURBISA subvenciona la instalación de aislamientos térmicos en la rehabilitación de edificios antiguos de Bilbao

La Junta concede ayudas a vecinos de Manilva para rehabilitar sus viviendas