in

La nueva vivienda protegida premia las medidas de ahorro energético

Existen una serie  de mejoras técnicas para ahorrar energía : El aislamiento más logrado en carpintería; la disposición de los paneles solares, o la orientación solar del inmueble. El nivel de eficiencia energética se guía a través de seis categorías distintas en inmuebles nuevos. En el competitivo mercado de la construcción toda mejora tiene premio. Mejor dicho, su clientela. ¿Hay compradores que se pueden inclinar a comprar una vivienda u otra en función del ahorro de electricidad, agua o gas que, cuando la disfruten, van a tener?. Evidentemente, sí. ¿Hay constructores interesados en dar un salto de calidad en su oferta inmobiliaria aunque eso suponga un coste adicional aunque asumible?. La respuesta es también sí, sobre todo cuando se trata de vivienda protegida en Extremadura, la comunidad referente en cuanto a la promoción de esta tipología.

Lo que puede resultar más caro de construir, un poco más, tampoco excesivo, al final es más barato porque conlleva más ahorro para los compradores», resume José Timón, director general de Arquitectura y Planes Especiales de Vivienda.

La Unión Europea, desde 2002, ha marcado unas directrices a sus Estados miembros para que la sensibilización cada vez más creciente que existe para minimizar el derroche de energía y la emisión de CO2 pase de la teoría a la práctica. Se trata, en definitiva, de hacer viviendas más cómodas y seguras pero también menos gravosas para las economías domésticas y el medio ambiente.

El Código Técnico de Edificación, aprobado en 2006, ayudó a ello, aunque en un apartado específico: un mayor grado de insonorización de la vivienda nueva.

Ahora, con la certificación de eficiencia energética de edificios, que implica la creación de un registro, se da un paso más efectivo. Los promotores deben obtener una etiqueta de clasificación para la nueva vivienda acogida a cualquier tipo de protección, que distingue hasta siete niveles según la eficiencia energética, desde el tipo A, el mejor, hasta el G, el menos eficiente.

Se trata de la disposición más favorable de paneles solares, de un aislamiento óptimo en carpinterías, de la mejor orientación solar y de otras cuestiones técnicas para que los futuros inquilinos tengan unas facturas de luz y gas lo más bajas posibles.

El decreto autonómico de certificación, posterior al real decreto nacional de 2007, obliga a todas las construcciones nuevas, y a las rehabilitaciones o reformas que afecten a más de 1.000 metros cuadrados siempre que se renueve más del 25% de la superficie.

Escrito por : C. J. VINAGRE

Para leer más : www.hoy.es/20091103/regional/nueva-vivienda-protegida-premia-20091103.html

Guallart: “En España hay 12,5 millones de viviendas susceptibles de rehabilitar con criterios de sostenibilidad»

Introducción a la termografía de infrarrojos para aplicaciones mecánicas