in

La Madera: Distinción y tendencia

Los tiempos cambian y lo hacen a una velocidad de vértigo. Algunas de las propiedades que la madera presenta de forma intrínseca, como es su maleabilidad, la sitúan en una posición privilegiada para adaptarse a estos cambios.

Los tiempos cambian y lo hacen a una velocidad de vértigo. Algunas de las propiedades que la madera presenta de forma intrínseca, como es su maleabilidad, la sitúan en una posición privilegiada para adaptarse a estos cambios.

Por tanto, las nuevas técnicas y tecnologías que se aplican en su preparación y tratamiento han evolucionado de forma progresiva lo que le ha permitido adaptarse perfectamente a los nuevos sistemas y procesos de producción, desde el aserrado, secado y clasificado de la madera, a la fabricación de productos listos para colocar, acabados en alta calidad (lijados, barnizados y tintados).

Así, esta adaptación ha convertido a la madera en un material ideal, dotado de todas las cualidades y propiedades necesarias para estar a la altura de la innovación y no perder el tren de la modernidad.

Por todo ello, la madera tiene una importancia cada vez mayor, como ya ocurre en Europa dentro del sector de la construcción y de la decoración, con unas exigencias técnicas y de calidad demandadas, que obligan continuamente al sector a una modernización y a la implantación de sistemas de innovación cada vez más complejos.  

Como ejemplo de ello, con la puesta en práctica del nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE), los parquets de madera deberán superar controles de calidad muy exigentes, con pruebas y ensayos rigurosos que demuestren su resistencia a las alteraciones de humedad o temperatura, amortiguación acústica, resistencia al fuego y es por ello que garantizar estos requerimientos es una cuestión de innovación, adaptabilidad e implantación de nuevos sistemas, vitales para garantizar la supervivencia del sector.

Enlace noticia: www.mueblesdevalencia.com/noticias-del-mueble/489_la-madera-distincion-y-tendencia.html

SGGClimalit Plus Confort de Saint Gobain

Rehabilitar es mejor que demoler, según los arquitectos Lacaton y Vassal