in

La hora del planeta

El sábado 28 de marzo de 2009 a las 8,30 p.m., hora local, la Organización Mundial de Conservación conocida en los Estados Unidos como World Wildlife Fund (WWF), convoca a individuos particulares, empresas, gobiernos y organizaciones de todo el mundo que apaguen sus luces durante una hora, con el objetivo de demostrar su preocupación por el cambio climático y, a la vez, su compromiso para encontrar soluciones. Esta jornada se desarrollará bajo la denominación de ‘La hora del planeta’.

Atendiendo a esta circunstancia, desde la Oficina Municipal de Información al Consumidor de Torremolinos (OMIC) se invita a participar en esta iniciativa internacional desde dos puntos de vista. Por una parte, apagando las luces el próximo sábado 28 a las 20,30 y, por la otra, trasladando unos consejos para que los consumidores comiencen a ahorra energía.

De este modo, la Oficina Municipal de Información al Consumidor del Ayuntamiento de Torremolinos recuerda a vecinos y visitantes que este problema forma parte de la tarea informativa permanente de la OMIC, tanto a través de su página en Internet como en la publicación mensual de la Oficina.

Para ello, la OMIC se ha integrado, desde 2007, en la Campaña denominada ‘¿Cómo puedes controlar tú el cambio climático?’, campaña que incide en que el cambio climático es un problema global, pero cada uno de nosotros tiene la capacidad necesaria para influir sobre el mismo, de forma que los pequeños cambios en nuestro comportamiento cotidiano pueden contribuir a evitar emisiones de gases de efecto invernadero sin que ello afecte a nuestra calidad de vida.

Consideradas de forma conjunta, todas esas pequeñas cosas que hacemos cada día pueden influir, y mucho, en nuestro medio ambiente. Si adoptamos las decisiones correctas, tanto en casa como en el trabajo o en el supermercado, podremos contribuir de manera muy importante a reducir la carga que pesa sobre nuestro entorno natural.

Para aquellos consumidores que se preguntan qué pueden hacer en este momento, en su casa o en su comunidad, para encontrar soluciones, la OMIC recuerda que existen muchos caminos abiertos para que todos puedan cambiar sus pautas de consumo de uso de energía y, a la vez, influir en otros para hacer lo mismo, y en este sentido traslada las siguientes recomendaciones que forman parte del documento de la Comisión Europea al que los vecinos pueden acceder a través del página de la OMIC en la Web del Ayuntamiento de Torremolinos .

¿Cómo puedo ahorrar energía?
¡Apaga la luz!
En casa, muchos de nosotros tenemos tendencia a dejar la luz encendida cuando salimos de una habitación. Cuanta más electricidad consumimos, más combustibles fósiles se queman para poder producir esa electricidad, y más CO2 se emite a la atmósfera. El simple gesto de apagar cinco luces en tu casa todas las noches durante un año te permite un ahorro medio de 60 euros en tu factura de electricidad.

Electrodomésticos de bajo consumo energético
Los frigoríficos representan una media del 25 por ciento del consumo eléctrico de los hogares. Se pierde energía cada vez que dejamos la puerta de la nevera abierta, si no la descongelamos periódicamente o cada vez que metemos comida caliente en su interior.

De hecho, la existencia de una capa de 3 mm de escarcha en el frigorífico puede suponer un consumo extraordinario de energía del 30 por ciento. Si tienes que comprar un refrigerador nuevo, escoge uno con función de autodescongelación.
Asegúrate de que todos tus electrodomésticos pertenecen a la categoría «A» del sistema de etiquetado obligatorio de eficiencia energética de la UE. Por ejemplo, una lavadora de categoría «A» consume la mitad de energía que una normal.

¡Seca la ropa al aire!
Sin lugar a dudas, la mejor forma de secar la ropa es… al aire: un método que ni consume energía ni estropea las prendas.
Si no puedes evitar el uso de la secadora, asegúrate de que la ropa está bien escurrida y utiliza la potencia media en lugar de la máxima. La sobrecarga o infracarga de la secadora provoca un mayor consumo de energía. Además, comprueba regularmente el filtro para asegurar un máximo rendimiento energético.

¡Baja el termostato!
Cerca de un 60 por ciento del consumo energético medio de los hogares europeos se debe a la calefacción interior. Bastaría con bajar nuestro termostato un grado centígrado -apenas notaríamos la diferencia- para ahorrar un 7 por ciento en nuestra factura de electricidad anual.

¡Aísla bien tu casa!
Es preciso aislar correctamente las casas: por ejemplo, la instalación de dobles ventanas -que se amortizan en un plazo medio de seis años- puede evitar hasta un 20 por ciento de las fugas de calor. Existen otras medidas muy sencillas para evitar la pérdida de calor, como correr las cortinas por las noches o ventilar las habitaciones durante sólo unos minutos, lapso de tiempo suficiente para renovar una gran cantidad de aire interior.

Es también muy fácil aislar la caldera de agua caliente mediante una funda de aislamiento externa.

¡Pon la tapa!
Tapar las cacerolas mientras se cocina puede contribuir a ahorrar entre un 60 por ciento y un 70 por ciento de la energía necesaria para preparar el plato. Se recomienda además no hervir más agua de la necesaria para hacer una taza de té.

Leído en: www.andaluciainformacion.es/portada/?a=39610&i=49&f=0

La Universidad Miguel Hernández promociona los hornos y cocinas solares en la «Semana Sostenible»

Sai De 5, 7 Y 10 Kva Con Tecnología Líder Y Aislamiento Galvánico