in

La estrategia contra el cambio climático

¿Qué coste tendrán las medidas precisas para luchar contra el cambio climático?

La estrategia contra el cambio climático debe perseguir tres grandes objetivos:
 
·        Aumentar la eficiencia energética, de forma que el mundo utilice menos energía por unidad producida. Eso se logrará, por ejemplo, mediante un mejor aislamiento de los edificios o gracias a la mayor eficiencia energética de los automóviles;
 
·        Utilizar fuentes de energía que emitan menos CO2 y establecer sistemas que capturen el CO2 existente en la atmósfera (son los llamados sistemas de Captura y Almacenaje de Carbono, conocidos en inglés como Carbon Capture and Storage o CCS). Eso exigirá utilizar combustibles limpios alternativos a los hidrocarburos y al carbón; y
 
·        Frenar la deforestación, que es la causante del 20% de las emisiones anuales de CO2.
 
¿Qué coste tendrá tales medidas? En el Informe Stern, a finales de 2006, estimamos que la lucha contra el cambio climático entrañaría un coste en términos de menor crecimiento mundial, que ciframos entre el 1% y el 2% anual. Lo concebimos como una suerte de «prima de seguro» que debíamos estar dispuestos a pagar para evitar el riesgo de una catástrofe ecológica futura.

 Mi impresión ahora es que en el Informe sobrevaloramos el coste de la lucha contra el cambio climático y, en cambio, infraestimamos las consecuencias adversas de la inacción.
 
La lucha contra el cambio climático no sólo disminuirá el riesgo de una catástrofe ecológica futura, sino que nos proporcionará un medio ambiente más limpio y más tranquilo y aumentará nuestra seguridad energética, al hacernos menos dependientes del petróleo.

 La lucha contra la deforestación permitirá mantener una mayor biodiversidad. La búsqueda de mayor eficiencia energética y nuevas tecnologías puede espolear una oleada schumpeteriana de innovación, como en su día ocurrió con los ferrocarriles y otros inventos. La industria automovilística podría sufrir una profunda transformación, gracias al desarrollo, por ejemplo, de vehículos híbridos.

A mi juicio, las ayudas al sector automovilístico que se están debatiendo en Estados Unidos y otros países debieran condicionarse a mejoras tecnológicas.

Para leer esta entrevista: blogs.expansion.com/blogs/web/conthe.html?opcion=1&codPost=49754

Almería: Vivienda ha ayudado a rehabilitar un centenar de edificios en la capital

La Junta de Andalucía realizará mejoras en un total de 150 Viviendas de Promoción Pública