in

La energía que sale de la tierra

El uso de la energía geotérmica se está abriendo paso en la Comunitat Valenciana a pesar de que las características geológicas del territorio no la hacía especialmente atractiva para el desarrollo de esta energía «limpia» y renovable. Sin embargo, la aplicación de adelantos tecnológicos y una visión más modesta sobre su empleo, circunscribiéndolo a usos como la climatización o el Agua Caliente Sanitaria (ACS) han permitido que cada vez exista más demanda.

Energesis geotermia es una empresa de ingeniería nacida en el seno de la Universidad Politécnica de Valencia especializada en el uso de esta energía. Sus responsables acaban de culminar la implantación de un sistema de geotermia en Morella que dotará de calefacción y ACS a las cinco plantas de un edificio de viviendas (260 metros cuadrados).

Gracias a este sistema, para el que ha sido necesario realizar tres perforaciones de 100 metros de profundidad cada una, la factura eléctrica de los habitantes del inmueble se reducirá en un 50% y se evitarán la emisión a la atmósfera de 4,9 toneladas de CO2, la misma cantidad que absorben 1.029 árboles.
Fuentes de Energesis dijeron que los buenos resultados de este proyecto han animado a otros vecinos de Morella a implantar este sistema.

En la actualidad, Energesis desarrolla sistemas basados en la geotermia en un centro municipal de Paterna y en varias casas unifamiliares situadas en Valencia y Castelló con el apoyo de la Agencia Valenciana de la Energía (AVEN).
La geotermia, nacida inicialmente para aprovechar el calor presente en algunas formaciones geológicas, entre ellas las volcánicas, ha logrado un elevado desarrollo que le permite en la actualidad ser aplicada sobre cualquier terreno aprovechando el calor del sol que retiene la tierra durante horas.

El sistema se basa en un conjunto de tuberías enterradas en el subsuelo por las que circula agua y que son capaces, gracias a una bomba de calor instalada en la vivienda, de ceder o extraer calor de la tierra para obtener refrigeración o calefacción, según la temporada del año.

La climatización geotérmica aprovecha que la temperatura de la tierra se mantiene prácticamente constante durante todo el año independientemente de la del exterior.
El sistema puede funcionar los 365 días del año independientemente de las condiciones climatológicas y evita problemas como el de la legionelosis, no es necesario invadir fachadas o terrazas con voluminosos equipos de refrigeración y su uso cumple los requisitos del Código Técnico de la Edificación.

En España este tipo de climatización apenas ha sido desarrollado aunque en otros países como Suecia hay instaladas 212.00 bombas de calor geotérmico que aportan 1.270 megawatios. La inversión tiene un periodo de recuperación de entre 4 y 5 años para edificios de viviendas y de entre 6 y 7 años para adosados.

Enlace noticia: www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2009012600_12_547431__Comarcas-energia-sale-tierra

Ahorrar energía con la vivienda

El Ayuntamiento de Pamplona edita una guía ciudadana sobre los criterios medioambientales en la compra y reforma de edificios