in

Jardines verticales para fachadas

fachada

A Patrick Blanc de niño le gustaba cultivar plantas en su dormitorio colgándolas de la pared y sumergiendo sus raíces en peceras en las que diluía fertilizante. Ahora, de adulto, sus jardines verticales o muros vivos se han vuelto mucho más grandes y cubren fachadas enteras de edificios, pero siguen manteniendo el mismo principio de funcionamiento.

Unas rejillas de aluminio cubiertas de plástico se fijan al muro y a su vez son cubiertas con una capa de fieltro sintético en el que las plantas pueden enraizar, mientras que un sistema de riego automático se encarga de mantener el fieltro húmedo con una solución similar a la del agua que cae de las cubiertas vegetales de los bosques.

Para tener en cuenta la distinta cantidad de luz que reciben las plantas que están más arriba o más abajo en la fachada en los jardines verticales que se instalan en el exterior se plantan distintas especies según la altura, aunque también es posible instalarlos en el interior si se usa un sistema de iluminación adecuado.

Estos muros vegetales tienen la ventaja de que actúan como aislante térmico tanto en verano como en invierno, reduciendo la necesidad de usar aire acondicionado y calefacción, además de servir para purificar el aire como cualquier otra zona verde, y por lo visto también son capaces de reciclar las partículas contaminantes que acaban atrapadas en la cubierta de fieltro, ya que acaban por ser descompuestas y funcionar como fertilizante.

Enlace noticia: eco.microsiervos.com/practico/jardines-verticales-para-fachadas.html

Enlace noticia original: www.wired.com/culture/art/magazine/17-09/pl_design?currentPage=1

Leioa pide la inclusión de doce casas en el plan de aislamiento acústico del aeropuerto

Rehabilitación energética ¿Corcho o poliestireno expandido?