in

Hotel Radisson Blue Madrid Prado. Confort oculto que supone la intimidad en las habitaciones, aportando el aislamiento acústico necesario

Cuando la cadena nórdica Radisson puso su mira en invertir en España, lo hizo fijándose en un edificio de viviendas del siglo XIX propiedad de Monthisa. Este edificio de fachada en esquinazo neoclásica típica de la arquitectura madrileña del barrio de las Letras, esta situado con vista a la plaza de Platerías, frente al museo del Prado y a pocos minutos del Reina Sofia y del Thyssen.

Tanto el arquitecto D. Julián Domínguez como la propiedad del hotel recogen la filosofía de confort tradicional de la cadena hotelera. Ya en 1960 esta cadena impulso en Copenhague el primer hotel de diseño en el mundo.

Para ello, se cuenta con las galardonadas diseñadoras interioristas Isabel López y Sandra Tarruellas, que se encargan de dar sentido al concepto de confort y habitabilidad que deben tener los hoteles de ciudad, potenciando la esencia de los espacios, respetando los rincones protegidos como la escalera de mármol, el hueco del ascensor o las puertas de las viviendas antiguas, y dando pinceladas con elementos de diseño actuales. Las habitaciones tienen todo lo que se necesita hoy en día, mesa de trabajo, cafetera, WI-FI, TV, etc.

Pero para llegar a este grado de confort ha habido un trabajo técnico por detrás importante que casi nunca sale a la luz: La rehabilitación complicada de un edificio con estructura de madera, y la apuesta decidida por la propiedad de ofrecer el confort oculto que supone la intimidad en las habitaciones, aportando el aislamiento acústico necesario.

Rehabilitación de edificio:
La gran dificultad de la rehabilitación de este edificio que data de 1860 y que tuvo una primera rehabilitación en 1936, se encuentra en que su grado de protección es elevado, teniendo que respetar fachadas y otros elementos interiores que por su interés artístico se tienen que mantener.

La rehabilitación estructural tuvo tres grandes actuaciones:
a) La consolidación de entramados y pié derechos, sustituyendo los que estaban mal por otros de madera microlaminada siguiendo los orígenes de las vigas.

b) Forjados, se refuerzan, sanean o sustituyen parcialmente según la nueva carga de uso, o incluso, se sustituyen por completo como el caso de la cubierta para que soporte el gran peso de la maquinaria.

La sustitución consiste en vigas de madera macrolaminadas y tableros OSB, con relleno de arlita para posteriormente aplicar una solución acústica de suelo flotante.

c) Micropilotaje para la sujeción del muro del patio, sirviendo incluso para el vaciado necesario para poder realizar operaciones de refuerzo y saneamiento.
El confort oculto

El cambio de uso del edificio así como la solicitud de la propiedad impulsaron la realización de soluciones de aislamiento acústico que se contemplan en el actual DB-HR, yendo a una solución de suelo flotante para forjados, trasdosados para fachada y doble tabique de yeso laminado para separación entre habitaciones.

El suelo flotante consistió en extender sobre el forjado rehabilitado de madera y arlita una lámina de PE reticulado Impactodan 5 y mortero autonivelante de 5-6 cm. Dando un resultado a ruido aéreo DnTw > 63 (-2,-10) dB,  DnTA = 61 dBA y a impacto LnTw = 50 (1) dB medido por el Instituto Eduardo Torroja.

Las divisorias entre habitaciones consistió en un sistema de yeso laminado formado por dos estructuras de 50 mejoradas con banda Fonodan 50, dos placas N15 situadas entre ellas y cerrando exteriormente con placas N15. El material absorbente que se empleo fue lana mineral de 40 mm. Se obtuvo un resultado Rw  = 57 dB, medido por la empresa de control Norcontrol.

La fachada se emplearon trasdosados autoportantes de yeso laminado sobre el suelo flotante y con lana mineral en su interior. Los marcos de los balcones fueros sustituidos por carpinterías acordes a la permeabilidad normativa y se emplearon cristales del tipo climalit.

Los trasdosados en zonas comunes se realizaron con Danofon. El aislamiento de la maquinaria en cubierta fue complicado debido al poco espacio que se ofrecía para poder resolver el encapsulamiento acústico. Este fue fabricado e instalado por la empresa Iberacustica.

Ahora sí, ahora se ha conseguido cerrar el círculo del confort, ya que a la comodidad, situación y habitabilidad se ha añadido la intimidad, todo desarrollado para el placer de una estancia inolvidable.

Autor : Jose Angel Gamallo. Departamento Técnico de DANOSA

Ficha de Obra:  Propiedad: Monthisa
Explotación: Radisson Blue
Arquitecto: Julián Domínguez Huerta
Constructora: LV Salamanca (Project)
Instalador: Prointec
Solución: Tabiqueria yeso laminado con bandas fonodan 50 y Sistema Impactodan

Datos numéricos: 6.000 m2 de aislamiento acústico

Toldos Moñita instala la carpa para la oficina del Solar Decathlon 2010

Campaña por la reducción de emisiones en la edificación