in

Fenómeno artificial creado por el hombre: el calentamiento global

Nos hacemos eco del escrito de Manuel Borja Alcalde sobre calientamiento global, ahorro energético, cambio climático, etc. Todas estas cuestiones se han estado debatiendo  en la reciente Cumbre de Copenhague. ¿ quien va a poner el cascabel al gato?. El artículo se titula : «Pobres, enfriemos el mundo»

Los resultados de la reunión de los más poderosos, no son satisfactorios; solamente la Unión Europea ha ofrecido fondos para asistir a los países pobres para amenguar los resultados del calentamiento del planeta, escasez de agua, desertificación, pérdida de algunas especies y cambio de comportamiento en la naturaleza por el mismo calentamiento de las aguas de ríos y mares.

Lamentablemente hasta para defender nuestra vida nos hemos vuelto dependientes y no tenemos una respuesta firme ante las continuas amenazas de destruir nuestra casa mayor, nuestro planeta.

No podemos aislar el fenómeno artificial, creado por el hombre, el calentamiento global, de la destrucción de las áreas verdes, de la contaminación de las aguas y del aire, no lo podemos aislar de la conducta nefasta de acumular deshechos tóxicos y basura.

En las cumbres, los poderosos del dinero y los actores de la contaminación en mayor escala, siempre defenderán sus intereses, con algunas excepciones. Ningún país quiere perder dinero y mucho menos resarcir por el daño que ya ha causado a todos; se discute que deben aportar más lo que más tiempo han generado emisiones de gas carbónico, eso equivaldría a pedirle al hijo mayor que aporte más cuando su madre se está muriendo.

La responsabilidad es de todos. De los que manejan la gran industria, lo depredadores de los bosques, los que contaminan las aguas, los que queman llantas para sacar el alambre o producir ladrillos, los terribles incendiarios de los bosques de la Amazonía, que destruyen pero no reforestan, de los gobiernos que por buscar lo fácil no controlan la minería informal y otorgan también las concesiones que sólo destruyen nuestros recursos, los maestros que no educan para la limpieza y el trabajo no contaminante.

La política debe ser concesionar tierras para cultivar no para destruir. Con los cultivos se saciará el hambre en el mundo, con los metales no.

Los poderosos, después que nos hayan destruido, se irán a otro planeta, su dinero ya investiga otras posibilidades, se preocupan de buscar ya, agua en la luna, pero cierran las arcas cuando hay que conservar el agua en la tierra.

Para leer todo : www.correoperu.com.pe/correo/columnistas.php?txtEdi_id=23&txtSecci_parent=&txtSecci_id=77&txtNota_id=247590

Huesca rehabilita parte de su casco viejo

Building Acoustic Living BALI