in

Fachada del 439 Metropolitan Green

 facchadda

Williamsburg, un artístico y mestizo vecindario de Brooklyn (Nueva York), puede que sea el primo pobre de los barrios bohemios de Manhattan, como el Soho o el East Village, pero puede presumir de tener un edificio que se bebe el sol. Y es que allí se encuentra, desde 2008, el 439 Metropolitan Green. De clara inspiración nórdica, ha sido diseñado por el arquitecto Mark Helder, que ha integrado en su fachada paneles solares que proveen de energía al inmueble.

El bloque albergará el despacho del propio Helder, así como dos dúplex disponibles para alquilar. Cada uno de los apartamentos cuenta con su propia placa ‘cosechadora’ de sol para proveerse de electricidad. El grosor de las paredes y el suelo, que además es radiante, y las ventanas aislantes mantienen la temperatura del interior y aislan a los inquilinos de los pitidos de los coches y el rugir de las taladradoras, el paisaje sonoro de la gran ciudad.

Pero eso no es todo. Los interesados en dejar tras de sí una huella que no sea la de carbono (el impacto que cada persona causa en el medioambiente) también podrán respirar hondo gracias a un sofisticado sistema de filtración que purifica el 100% del aire que entra al edificio, un lujo para los alérgicos.

Enlace noticia: arquitecturas.wordpress.com/2009/08/20/una-fachada-que-se-bebe-el-sol-sustentabilidad/

Medidas ante el ruido en el futuro hospital

Medición del aislamiento de una construcción