in

Evitar que un tendido eléctrico sea un peligro para las aves es sencillo

Leemos que sólo es una cuestión de diseño y que no encarece su construcción. Basta con instalar postes en los que los cables cuelguen bajo la torreta, de esa forma las aves que se posan no pueden tocar los cables. Así se evitan también los cortocircuitos debidos a las electrocuciones o posibles incendios forestales que se originan al caer carbonizadas las aves.

Por eso desde la SAO se pide más implicación al respecto y es que el futuro de nuestras aves está en peligro. «Siendo la provincia de España con un mayor desarrollo del sector energético sería de agradecer una mayor implicación de las empresas beneficiarias en la remodelación de los tendidos antiguos con diseños peligrosos para las aves».   
En la actualidad existen diseños de los apoyos de los tendidos que evitan la electrocución de aves, de hecho en octubre de 2006 Iberdrola se comprometió a iniciar actuaciones de aislamiento de tendidos identificados como prioritarios en Castilla-La Mancha, con el visto bueno de la Junta.

Continuando con ese compromiso, una de las últimas actuaciones en este sentido, ha sido el acuerdo con la Sociedad Española de Ornitología para rebajar los riesgos para el águila perdicera en los tendidos de Toledo y Guadalajara.
Por otra parte, los nuevos tendidos llevan un aislamiento que impide las electrocuciones, pero ahí no está el problema, como recuerda el presidente de la SAO, Domingo Blanco.

«Quedan miles de torretas antiguas que deben ser modificadas o sustituidas por las nuevas. Las actuaciones en postes viejos son mínimas. Aunque las administraciones autonómica y estatal han emprendido acciones para reemplazar los viejos tendidos, éstas se están realizando de forma muy lenta».

Para leer más : www.laverdad.es/albacete/20100117/albacete/problema-tiene-solucion-20100117.html

Rehabilitando Ourense

Falta de aislamiento en los centros educativos