in

Estructuras y aislamiento

Forjados

Los sistemas constructivos que forman los forjados son muy variados. Pero si tenemos en cuenta, únicamente, los construidos a partir de mediados del siglo pasado, encontramos que estan formados en su mayoría por hormigón y acero, aparte de aligerantes como son los entrevigados ceramicos o de hormigón ligero.

Desde el momento en que los forjados se construyen, por lo general, con esos materiales, las patologías de los forjados se unifican en buena medida.

Las mas importantes son:

– Carbonatación del hormigón
– Oxidación
– Aluminosis

Las tres tienen como resultado común la oxidación de las armaduras que componen los forjados.

Cabe destacar la degradación importante que sufren los forjados afectados por aluminosis, ya que su resistencia se ve disminuida de forma muy importante.

Estructuras de madera

Mención aparte, dentro del capítulo de forjados, merecen las estructuras de madera. Dada la edad de los edificios construidos con este sistema estructural, la intervención en ellos es mas problemática. Las patologías de la estructura de madera se suelen agrupar por su origen:

– Abioticos
– Bioticos

Dentro de los primeros se pueden mencionar las humedades y el fuego. Los segundos se dividen en:

– Hongos
– Insectos

Humedades

La presencia de humedades es, quizás, el problema mas corriente que le suele suceder a un edificio en su vida útil.
El agua es un elemento íntimamente ligado al edificio, tanto en su constitución como en su uso.
Su acción sobre los elementos de un edificio es variable, y va desde pequeños desperfectos en los acabados a producir graves patologías en las estructuras que lo sustentan.

Básicamente existen 4 tipos de humedades (según su origen):

– Filtración desde el exterior
– Condensación
– Humedades ascendentes
– Humedades producidas por averías o roturas en instalaciones

Sistemas de ventilación REHAU

Rehabilitación