in

Energías renovables

El consumo mundial de energía se fundamenta en más de un 80%, en la materia que se extrae de yacimientos de carbón, petróleo, gas y uranio, que tienen fecha de caducidad.  Por oposición a las fuentes de energía que se agotan, las fuentes renovables están vinculadas a los procesos que definen el funcionamiento del planeta, como son la radiación solar, el viento, el ciclo del agua, el crecimiento de los vegetales, las mareas, el calor de la Tierra. A pesar de este abanico tan amplio, la realidad se reduce a dos realidades esenciales que posibilitan el resto: el Sol y la Tierra.

El término renovable referido a la energía es más preciso que el término alternativa, ya que hace referencia al hecho de que son inagotables. Es evidente que las energías renovables son una alternativa a las fuentes de origen fósil, en el sentido de que algún día será necesario abandonar las fuentes hoy en día convencionales.

Pero el término es equívoco desde el punto de vista de que puede llevar a pensar que la fotovoltaica o la eólica por ejemplo, son simples opciones complementarias cuando de hecho, han alcanzado ya un nivel bastante elevado de madurez tecnológica, sobre todo en el caso de la eólica.

La apuesta por las energías renovables no se explica sólo por el previsible agotamiento del petróleo y gas. Ahora mismo ya hay otras razones para realizar la transición energética. Se trata, sobre todo, de la contribución de  los combustibles fósiles al calentamiento global, que ya ha sido certificada por la comunidad científica internacional.

La hegemonía de las renovables comportaría, además, un alejamiento notable de los conflictos entre estados porque en general, se pueden aprovechar en cualquier lugar del mundo, y no se depende de unos yacimientos localizados en puntos específicos, que son objeto de lucha geoestratégica, como sucede con el gas o el petróleo.

Enlace noticia: news.soliclima.com/noticias/desarrollo-sostenible/las-renovables-en-catalunya

El visado de viviendas reducido a su nivel más bajo

El aislamiento térmico del colegio costará 200.000 euros y se iniciará en verano