in

El ruido, el código técnico de edificación y la crisis

Acercándonos al día internacional sin ruido, que será la próxima semana el día 29 de abril, en la que la Ciudad Autónoma y la Asociación contra el ruido de Ceuta, van a celebrar por primera vez este homenaje a las victimas del ruido, aunque parece ser, que no caminarán juntos de la mano, celebrando sus actos independientemente.

Hemos tenido conocimiento a través de todos los medios de comunicación de la entrada en vigor de una nueva Orden Ministerial que actualiza el CTE, por parte de la Administración Estatal. Es sabido por todos que nos encontramos ante una crisis mundial y que esta medida supondrá un encarecimiento en la adquisición de la vivienda, según dicen entre 0,3 -0,6 % del valor de la casa y claro está, la parte económica tienen detractores en esta medida.

Cuando se elaboró el RD 1371/2007, de 19 de octubre, por el que se aprueba el documento básico “DB-HR Protección frente al Ruido” del CTE, los empresarios de la construcción pusieron el grito en el cielo, ya que tenían obras avanzadas sin terminar y habían obtenido materiales para futuras obras que no se adaptaban a esta normativa y que no podían devolver, además, nos encontrábamos con técnicos sin formar, así como sin herramientas informáticas, por lo cual, nuestros políticos, otorgaron un periodo transitorio de 12 meses para que todos los hogares, a partir de entonces la cumplieran, acústicamente hablando, con este RD, plazo que ha cumplido el 24 de abril de 2.009.

Hasta la fecha, el cálculo de la insonorización de una vivienda, de sus elementos constructivos, se realizaba en un laboratorio, es decir,  que por ejemplo, se construía un tabique en una obra con los mismos materiales probados en un laboratorio y desde ese mismo laboratorio se decía el valor máximo de aislamiento.

Ahora con esta normativa, las cosas han cambiado, ya que un técnico tendría que valorar “in situ” esos elementos constructivos, es decir, que ya no solo basta con la prueba realizada en el laboratorio, ahora una vez construida la vivienda, un técnico se personaría en el lugar y haría distintas evaluaciones acústicas y ratificaría o no, si esa vivienda atiende o no a la regulación establecida.

No quiero generalizar, ni demonizar a las constructoras, pero algunas han sido noticia a nivel nacional, precisamente por no cumplir con el objetivo de calidad acústica que desarrollaba la anterior norma y tras denuncias de los vecinos, las Autoridades Judiciales les han hecho rectificar,  a cargo de dichas empresas, ya que no ofrecieron ni el servicio, ni las calidades pactadas, que si habían cobrado por ello a estos vecinos.

Si hacemos números, ¿Qué supondría el 0,3-0,6% del valor final de la casa?, pues bien supongamos que adquirimos una casa con 90 metros cuadrados y según esta Orden Ministerial el precio medio de la aplicación de esta norma costaría unos 9,56 euros por metro cuadrado, estaríamos hablando de un incremento total sobre la vivienda de 860,4 ?, algo que a los precios que están las viviendas, es algo ridículo.

No hay duda, que uno de los peores contaminantes que nos podemos encontrar en nuestro hogar, es la contaminación acústica y todos tenemos el derecho constitucional de disfrutar de una vivienda digna, adecuada y a un ambiente relajado y agradable, ya que por ejemplo cuando una persona llega estresada de su trabajo, necesita paz, o ese estudiante que necesita concentrarse en su estudio, o ese enfermo que necesita tranquilidad, y además está probado que la contaminación acústica provoca enfermedades.

En definitiva, en mi opinión es un acierto la aplicación de esta normativa, que es de coste mínimo y que ganamos todos, porque no es nada agradable estar en el salón comiendo, leyendo la prensa, un libro o viendo la tv y oír de tirar de la cisterna al vecino, mientras cae por el bajante los residuos, que el tabique del cuarto de tu hijo menor, colindante al dormitorio del vecino, oiga las pasión y la fogosidad con la que se quieren, o no poder tener tu propia intimidad en tu casa, ya que se transmite las conversaciones de los vecinos y temes que las tuyas sean oídas por ellos.

 Con esta norma sin duda ganamos SALUD, BIENESTAR Y CALIDAD DE VIDA.

Enlace noticia: www.elfaroceutamelilla.es/content/view/33039/143/

Melilla recibirá la semana próxima el 50 por ciento de los 219.000 euros de Vivienda para las 69 actuaciones previstas

La nueva normativa sobre ruido en los hogares encarecerá las casas entre un 0,3% y un 0,6%