in

El papeleo para pedir las ayudas para rehabilitar un inmueble causa retrasos de hasta dos años

Son las 11 de la mañana y la Oficina de Rehabilitación de la Junta en Cádiz arde. El trajín a ambos lados de la ventanilla de información es constante. «Mire, este documento lo tiene que compulsar y, cuando lo tenga, me trae el original y la fotocopia. Con el papel de la Declaración de la Renta hace lo mismo», explica con paciencia una trabajadora tras el mostrador. Al otro lado, la mujer que solicita una ayuda para arreglar su casa pone cara de apuro. «¿Uy!, de eso me he olvidado», dice rebuscando en su bolso antes de salir corriendo para traer el papel que necesita.

La burocracia frena el proceso de rehabilitación del casco histórico de Cádiz. El papeleo necesario para acceder a una de las ayudas para arreglar las viviendas y edificios hace que el comienzo de las obras se retrase.

Para acceder a una subvención para rehabilitar un bloque de viviendas hace falta presentar los documentos de identidad de todos los vecinos. También, la justificación de sus ingresos, el escrito de empadronamiento, la llamada nota simple de la vivienda -donde se explica a quién pertenece el edificio-. Además, en caso de que la casa sea alquilada, es necesaria la autorización escrita del propietario para llevar a cabo los trabajos… En definitiva, una cadena de papeles, que alarga las esperas.

Los retrasos se prolongan, en ocasiones, durante más de dos años. Es el caso de algunos ciudadanos como José María Guerrero, que este viernes pasó buena parte de la mañana en la sede de la Oficina de Rehabilitación. La lucha de Guerrero para arreglar el edificio donde vive, comenzó en 2006.

Recopilar toda la información de sus 20 vecinos no está siendo tan sencillo como pensó en un primer momento. «Hay vecinos que me dan mal la documentación, otros que viven fuera de Cádiz por motivos de trabajo…», lamenta este gaditano, enumerando algunos de los obstáculos que se ha encontrado, y convertido en un resignado guerrero burocrático, dispuesto a conseguir a toda costa el dinero que necesita para poder arreglar su bloque de viviendas.

Sólo en el casco histórico de la ciudad, la Oficina de Rehabilitación tiene en estos momentos más de 1.800 expedientes abiertos para rehabilitar viviendas. Esto se traduce en que, en el centro de la capital, hay 201 edificios completos que se están arreglando – bien porque ya han empezado las obras o porque están a punto de comenzar- .

Además, hay otras 88 viviendas más, repartidas en diferentes fincas, también en plenos trabajos de reforma. Las ayudas de la Junta para estas viviendas, ascienden al 75% del precio de los trabajos.

Para leer la noticia : www.lavozdigital.es/cadiz/20080629/cadiz/papeleo-para-pedir-ayudas-20080629.html
 

Las exportaciones de Danosa crecieron

Transformados Ruiz Paneles, S.L..