in

El nuevo tanatorio de la M-40ahorrará un 30% de energía, sus instalaciones son bioclimáticas e inteligentes, y en la cubierta tendrá un ‘Jardín del Sosiego’

El nuevo tanatorio de la M-40, situado en el número 36 de la avenida de los Rosales, en el distrito de Villaverde, tiene una superficie de 13.260 metros cuadrados distribuidos en siete plantas, con dos de aparcamiento, y 18 salas velatorio, además de estar construido según criterios medioambientales que permitirán un ahorro del 30 por ciento de energía.Además, las ventanas de una  parte del muro están diseñadas con rotura del puente térmico, lo que impide que el frío del exterior se introduzca fácilmente dentro del edificio al intercalar un material que conduce mal la temperatura.

 Según indicaron a Europa Press fuentes de Parcesa, la empresa propietaria de este equipamiento, el objetivo de este nuevo tanatorio es dar cobertura al sur de la Comunidad de Madrid. El centro está equipado además con cafetería, restaurante, capilla con servicios de diversas confesiones, floristería y un jardín en la cubierta, llamado ‘Jardín del Sosiego’.

   La inversión de 14 millones de euros realizada para su construcción ha permitido aplicar en el inmueble criterios medioambientales. Así, su altura, orientación y material constructivo y técnico han permitido conseguir unas condiciones de bienestar interior que aumentan notablemente el ahorro energético.

   En concreto, se han combinado dos tipos de fachada. La de granito ventilada consiste en un sistema de aislamiento exterior gracias a la creación de un ‘efecto chimenea’ que, con el calentamiento del paramento exterior, provoca una variación en la densidad del aire del espacio intermedio con respecto al aire ambiente, produciendo una elevación del mismo. Así, el aislamiento térmico se adapta a la climatología, logrando que el ambiente del edificio sea saludable y homogéneo y consiguiendo ahorrar hasta un 30 por ciento en climatización.

   Por otra parte, la fachada muro cortina es la responsable de que el edificio tenga la temperatura interior adecuada, proporciona luminosidad interior, garantiza la luz natural directa, vertical o cenital, y cumple con los objetivos de aislamiento acústico. Con el tratamiento del acristalamiento y la disposición en el edificio se consigue ahorrar entre un 20 y un 30 por ciento de energía eléctrica.

    El agua de los aseos, la cafetería, la cocina y los vestuarios es calentada por paneles solares situados en la cubierta del edificio gracias a un acumulador de 2.000 litros, lo que garantiza un ahorro del 40 por ciento de la energía aproximadamente, mientras que los sensores volumétricos de luminosidad distribuidos en las zonas nobles y aseos, y la utilización de la iluminación de bajo consumo en el 90 por ciento del edificio garantizan que las luces se enciendan en cascada según la necesidad lumínica del momento sólo cuando haya gente cerca.

   Todas estas instalaciones están integradas en un programa informático que hace los cálculos de ahorro energético según las necesidades ambientales y de ocupación, lo que hace del nuevo tanatorio un edificio inteligente. En cuanto al consumo de agua, todos los grifos son temporizados y las cisternas cuentan con fluxómetros.

   Además, en la cubierta del edificio se encuentra el ‘Jardín del Sosiego’, una amplia zona ajardinada, mientras que en las fachadas principales de la segunda altura se han dispuesto unas jardineras. Todo el riesgo se realizará con agua embalsada de lluvia. Según las mismas fuentes, esta cubierta aumenta el aislamiento y, al estar a la sombra en verano, ahorra en aire acondicionado y en invierno en gas, aumentando la inercia térmica.

Enlace: www.europapress.es/madrid/noticia-nuevo-tanatorio-40-13260-m2-consta-18-salas-empleara-80-personas-ahorrara-30-energia-20090712105544.html

Normas do Hábitat

Aislamiento de cubiertas y vehículos de Metrovalencia