in

El mapa del ruido de Gijón pondrá fin a «las paredes de papel»

Permitirá determinar qué aislamiento acústico necesitarán las viviendas de nueva planta según su ubicación . Dulce Gallego asegura que el actual nivel de decibelios «no es alarmante». Los datos del nuevo mapa estratégico del ruido de Gijón, aprobado el martes por la Junta de Gobierno, servirán para recomendar a los constructores el aislamiento sonoro que deben tener los edificios de nueva construcción, en función de dónde estén ubicados.

Según destacó la concejala de Medio Ambiente, Dulce Gallego, una de las claves del estudio sonoro, realizado a lo largo de 2008, será la zonificación de la ciudad en diferentes áreas de ruido, lo que «tendrá una gran afectación a la hora de determinar cómo hay que aislar las casas y qué determinadas características de insonorización tienen que cumplir según su situación». En Roces, por ejemplo, deberá considerarse la presencia de dos autopistas. La edil bromeó señalando que el informe evitará «lo de construir paredes maestras con papelillos de fumar».

El mapa sonoro recoge la intensidad de los ruidos producidos por cuatro focos (tráfico urbano, carreteras, ferrocarril e industria) en las diferentes zonas de la ciudad y en distintos horarios (día, tarde y noche). Si bien los datos detallados del informe no se conocerán hasta su publicación en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, Dulce Gallego adelantó ayer algunas de las conclusiones, que ya habían sido avanzadas por EL COMERCIO.

Del cruce de datos se obtiene, por ejemplo, que en horario nocturno el 25% de la población soporta más de 55 decibelios -nivel sonoro fijado como objetivo que no se debería superar por la noche- de ruido, principalmente a causa del tráfico en las calles del centro de la ciudad. En este sentido la concejala destacó como zonas más afectadas el entorno de la avenida del Príncipe de Asturias, así como los barrios del Centro y La Arena. De esa cuarta parte de la población que soporta más ruido nocturno del deseado, un 1% lo hace a causa de la industria, principalmente en Veriña y Serín.

En el tramo horario que va de las 7 a las 19 horas el porcentaje de vecinos que sufren más de 65 decibelios -nivel objetivo para estas horas- asciende al 16%, mientras que entre las 19 y las 23 horas es un 13% de la población la que soporta un ruido mayor del deseado. Dulce Gallego recordó que en los mapas sonoros de 1993 y 2002 había, respectivamente, un 62% y un 48% de vecinos que aguantaban más de 65 decibelios. «No se puede decir que estemos en ninguna situación alarmante», apuntó Gallego.

Saber en qué zonas se produce un exceso de ruidos, a qué horas, y por qué motivo, permitirá actuar en dos direcciones. Por una parte, los constructores de nuevas viviendas podrán conocer, a la hora de solicitar una licencia de obra, qué aislamiento deberán aplicar en esas viviendas en función de qué fuentes le afecten y en qué medida.

Por otra parte, el mapa de ruidos «lleva parejos planes de actuación» para tratar de reducir el impacto de los focos que más afectan, entre los que destaca el tráfico urbano. La concejala señaló que ya se han abordado algunas medidas en este sentido, como la implantación de zonas 30 y mejoras en las flotas de EMTUSA y Emulsa, para utilizar vehículos menos ruidosos.

Enlace noticia: www.elcomerciodigital.com/oviedo/20090320/gijon/mapa-ruido-pondra-paredes-20090320.html
 

2 Comments

    20 empresas de la comarca de La Ribera reciben consejos para ahorrar un 15% en consumo de energía

    La Junta concede 280.000 euros en ayudas para rehabilitar viviendas en Cádiz