in

El mapa de ruido de Loiu cuestionado

Una universidad navarra cuestiona Cifra en 66,9 decibelios el impacto acústico del tráfico aéreo en Sondika, donde la huella de Aena sitúa la afección por debajo de 60.Lur Maitea dice que el informe demuestra que «los cálculos de Aena son una mentira»

Un estudio científico elaborado por la Universidad Pública de Navarra (UPNA) pone en duda la validez de la huella acústica del Plan de Aislamiento del aeropuerto de Loiu.

Diseñado por Aena para identificar al número exacto de beneficiarios del programa de blindaje contra el ruido en las cercanías de ‘La Paloma’, el mapa fue aprobado en mayo pasado y ha determinado la existencia de 1.983 casas que padecen una contaminación acústica superior a los 60 decibelios por el día y 50 de noche.

Ahora, los expertos de la UPNA han concluido que un piso del núcleo urbano de Sondika soporta un impacto superior (66,9 decibelios), pese a haber sido excluido de la iniciativa.

El informe fue redactado hace dos meses por un grupo de técnicos del Departamento de Física del centro universitario, bajo la supervisión de su director, Miguel Arana. El equipo instaló varios sonómetros -micrófonos sensibles a la intensidad de las vibraciones- en el exterior del inmueble, ubicado en el número 6 de la calle Mikel Zarate.

Durante una semana, entre el 11 y el 18 de septiembre, los aparatos registraron el nivel de ruido existente. Con posterioridad, esos datos se analizaron y procesaron en el laboratorio.

Para los especialistas, los resultados son concluyentes. El nivel de ruido provocado por el tráfico aeronáutico durante el día alcanza los 66,9 decibelios, «lo que supera el límite que establece la ley como objetivo de calidad acústica», que está fijado en 65.

La cifra se reduce a 53 decibelios por la noche y se queda muy cerca del umbral estipulado (55). En cualquier caso, ambos valores son superiores a los previstos por Aena (60 y 50, respectivamente) para dirimir si los vecinos pueden acceder al Plan de Aislamiento Acústico.

El estudio llama la atención sobre el hecho de que el piso se encuentra muy cerca de «la zona interior del aeropuerto, que es usada frecuentemente por helicópteros y avionetas; la pista de despegue principal queda situada un poco más alejada, pero también está ubicada a muy poca distancia».

Uno de los obstáculos con el que se toparon los expertos fue el «variable» ruido de fondo detectado en el casco urbano de Sondika. Para discriminar este elemento distorsionador, el equipo utilizó una herramienta específica conocida como ‘trigger’. Pese a esta dificultad, los técnicos de la UPNA aseguran que las mediciones realizadas son «de una gran fiabilidad».

Escrito por : JOSU GARCIA

Enlace noticia: www.elcorreodigital.com/vizcaya/20091113/vizcaya/universidad-navarra-cuestiona-mapa-20091113.html

Nueva herramienta de cálculo de aislamiento acústico de DANOSA

Rehabilitación integral de 150 casas de Traspinedo