in

El Grao se blinda contra los aviones

El nuevo barrio del Grao será singular por muchos motivos, aunque uno de los que más destaca es la atención que el Ayuntamiento ha tenido con los pequeños detalles, aunque no menos importantes. Sirve como ejemplo la respuesta que se ha dado a las recientes protestas vecinales por el ruido de los aviones que atraviesan las ciudades.

Los edificios estarán «blindados» contra el molesto ruido, a tenor de las medidas correctoras que aparecen en el estudio acústico, uno de los elementos del planeamiento urbanístico ahora en plazo de alegaciones. La idea pretende fomentar el diseño de las fachadas «con un aislamiento acústico adecuado a los niveles exteriores».

En el código técnico de la edificación se indican los «aislamientos acústicos a ruido aéreo de la fachada.» El informe especifica los decibelios máximos recomendados en el exterior de zonas residenciales y centros públicos como colegios.

En las fachadas de las torres situadas cerca de las grandes avenidas, el ruido se prevé de entre 70 y 75 decibelios. «Para alcanzar los 42 decibelios de aislamiento a ruido aéreo será necesario limitar mucho los huecos en las fachadas, así como utilizar dobles carpinterías, poniendo especial cuidado en su correcta ejecución», añade el documento.

Fuentes cercanas al gobierno municipal destacaron que es la primera vez que el Ayuntamiento diseña un barrio, por lo que la implantación de medidas correctoras para amortiguar el ruido del tráfico aéreo también es una cuestión novedosa. El planeamiento es obra del arquitecto José María Tomás, que asumió la tarea de dar cohesión a las ideas ganadoras del concurso celebrado por el Consorcio de la Copa América.

De este modo, la propuesta de Tomás y la de Jean Nouvel se ha conjugado con la del despacho alemán de GMP. El principal elemento de estos es el remate del polígono de viviendas, quizá el hito arquitectónico. Dos torres gemelas con una altura mínima de 50 plantas y en las inmediaciones de la dársena.

Se convertirán en el techo de Valencia, por lo menos hasta que se construyan las torres de Calatrava, tres rascacielos en la marginal derecha del viejo cauce, al este de la Ciudad de las Artes. El rascacielos más alto de los diseñados por el autor del complejo cultural y de ocio supera los 300 metros de altura.

El estudio acústico del Grao habla de otras recomendaciones, como separar en la medida de lo posible las fachadas de los edificios de las principales avenidas. En el diseño actual, la mayor parte de los jardines privados están en la parte trasera. Por último, también rebajar a la mitad el tráfico de vehículos para reducir el ruido.

e-Mail autor: [email protected]

Enlace noticia: www.lasprovincias.es/valencia/20090111/valencia/grao-blinda-contra-aviones-20090111.html

Sistemas de calefacción y su valoración por la organización de consumidores

Mantas que además de aislar térmicamente destacan por ser transpirables