in

El edificio del Banco de Sangre y Tejidos de Cataluña, un ejemplo de ahorro

El edificio ganador del Premio ENDESA 2009 alberga el Banco de Sangre y Tejidos de Cataluña. Por su singularidad, destaca especialmente la unidad de células de cordón umbilical. Su consumo energético es un 80% inferior al de un edificio acristalado del mismo tamaño y características. En cifras, representa el ahorro de un millón de kWh/año, equivalentes a 650 toneladas de dióxido de carbono. Esto se consigue gracias a tres aspectos básicos: el aislamiento térmico, el uso de iluminación natural y la eficiencia de los sistemas de calefacción y climatización.

Este artículo escrito por Enric Aulí y Jordi Fernández, está sacado de la revista Integral.
Continuamos leyendo: La clave del aislamiento es la fachada de muro de hormigón, que actúa como escudo térmico, y el uso de persianas y vidrios de baja emisión térmica. Por su parte, la iluminación natural se ha obtenido gracias a un gran patio central y a la colocación de persianas interiores replegables.

Cuando este último elemento se sitúa en un ángulo de inclinación determinado, transmite luz natural al interior del local por reflexión.

Para leer artículo: http://www.larevistaintegral.com/5291/sano-por-dentro-y-por-fuera.html

Por

Onduline rehabilita el tejado de la antigua Cárcel Modelo de Valencia

Hasta el 80% para rehabilitar en Mula