in

El colectivo acologista asegura que la ciudad de Avilés incumple la legislación sobre ruídos

El Ayuntamiento de Avilés revisará la ordenanza de ruido que sanciona los decibelios excesivos en la ciudad. El concejal de Medio Ambiente, Juan Domínguez, explicó que el código técnico de edificación actual exige la modificación de la normativa, y que el trabajo se realizará en cuando esté listo el mapa del ruido que elabora actualmente la empresa Acusmed. Pedro Menéndez, responsable del estudio, explicó que estará listo a finales de año: actualmente se está llevando a cabo la recogida de datos. Los grupos ecologistas denunciaron en reiteradas ocasiones un exceso de ruido en la ciudad.

Avalados por datos del Principado que detectan en la plaza de la Guitarra un nivel sonoro medio diario de 61 decibelios, la legislación fija un máximo de 45 decibelios en horario nocturno y 55 en horario diurno.

La ordenanza de ruidos de Avilés que está en vigor es del año 1992, y el mapa sonoro data de 1999. Desde entonces hasta ahora se han modificado no sólo los focos de ruido, sino también la normativa española que establece una serie de objetivos de calidad en relación al ruido. Según explica Pedro Menéndez, el nivel de ruido máximo permitido está en función del tipo de uso del área urbana, ya que no es lo mismo un espacio industrial que uno residencial.

Los focos emisores de decibelios son, principalmente, el tráfico, las infraestructuras y diversas actividades urbanas. «En España, por nuestra forma de ser y nuestra forma de vida, somos especialmente ruidosos», afirma Menéndez. De hecho, según las encuestas, España es el segundo país más ruidoso del mundo, por detrás de Japón.

De Avilés, por el momento, poco puede decir el responsable de Acusmed, ya que todavía no se recogieron los datos necesarios. Sin embargo, el anterior mapa del ruido apuntaba como lugares más contaminados de la ciudad la avenida Cervantes, las calles Severo Ochoa, El Muelle, Gutiérrez Herrero y Llano Ponte.

Un mapa del ruido evalúa globalmente la exposición al ruido de cada espacio. Según indica Menéndez, se trata de una herramienta clave para la administración de cara a la planificación urbanística, ya que ayuda a definir los usos de los espacios en función del ruido al que están expuestos.

El documento, que realiza un programa software, se elabora a partir de datos tales como la intensidad media diaria de circulación y tráfico ferroviario, los resultados de los sonómetros instalados en diferentes puntos, datos topográficos, dimensiones de los edificios y clima. «Con toda la información se identificarán las zonas significativas del ruido para que el Ayuntamiento pueda actuar en consecuencia», concreta el responsable del estudio.

 El resultado final es un mapa con líneas isófonas de distintos colores que representan la exposición al ruido y el número de personas afectadas en cada nivel.

La empresa Acusmed, fundada por Pedro Menéndez y Paula Rivero en 2001, está especializada en estudios acústicos, pero también realiza formación y otro tipo de informes medioambientales. La experiencia que tiene Menéndez es que, en general, falta sensibilización con el ruido. «Sólo se trata de pensar en el prójimo», concluye.

Enlace: www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009071900_36_784024__Aviles-Aviles-analiza-focos-ruido-para-cambiar-norma-sanciona-exceso-decibelios

Gracias a la rehabilitación es posible ahorrar un 47% en la demanda energética y la emisión de CO2 de las viviendas

Econocasa: empresa malagueña de viviendas sostenibles a bajo coste, con certificación energética A