in

El aislamiento térmico, clave para ahorrar energía en el hogar

El aislamiento es una de las medidas más rentables para reducir la demanda de energía puesto que evita las pérdidas energéticas a través de la cubierta y fachadas. Según datos del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), en España más de la mitad de los edificios están construidos sin la protección térmica adecuada.

Una de las soluciones claves para la reducción del consumo energético es la implantación de medidas pasivas de rehabilitación energética, basadas en el aumento de los niveles de aislamiento de los edificios.

 Con la llegada del verano, el aumento del uso de los aparatos de aire acondicionado hacen crecer en un 45% el consumo energético provocando un notable aumento en las facturas eléctricas. Ahora más que nunca, frente a la actual situación económica de las familias españolas es necesario adoptar todo tipo de medidas que contribuyan al ahorro en las facturas.

«Los efectos ocasionados en la economía doméstica por la subida del consumo eléctrico durante los meses de verano, pueden verse minimizados hasta un 30% si adecuamos el aislamiento de las viviendas y adoptamos otras medidas de fácil aplicación», explica Jordi Bolea, responsable del departamento de Reglamentación Técnica de Rockwool.

 Durante los meses estivales, el consumo energético y el gasto en climatización aumentan hasta un 47% en el uso doméstico y un 40% en el sector servicios.

Una de las soluciones más eficaces: ahorrar en el consumo energético de las viviendas, que supone el 40% del gasto de energía total de la UE.

Más de un millón de aparatos de aire acondicionado en hogares se instalan cada año en España. Todas estas instalaciones hacen crecer en un 45% el consumo energético en verano provocando un notable aumento en las facturas eléctricas.

Además, ahora más que nunca, frente a la actual situación económica de las familias españolas es necesario adoptar todo tipo de medidas que contribuyan al ahorro en las facturas.

«Los efectos ocasionados en la economía doméstica por la subida del consumo eléctrico durante los meses de verano, pueden verse minimizados hasta un 30% si adecuamos el aislamiento de las viviendas, favoreciendo el ahorro energético», asegura Jordi Bolea, responsable del departamento de Reglamentación Técnica y Certificación de Productos de Rockwool.

En opinión de Jordi Bolea, «La eficiencia energética resultante de un mejor aislamiento de las viviendas es la fuente principal de ahorro. A nivel medioambiental, el aislamiento térmico supone un importante ahorro en el consumo energético que se refleja en una disminución estimada del 30% en la factura eléctrica de los inquilinos. Todo ello sin perder calidad ni confort térmico y logrando una consecuente reducción de las emisiones de gases CO2».

El potencial de ahorro de energía a través de los edificios no sólo se traduce en un ahorro en las facturas sino que, además, contribuye a la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

“Ser responsables a la hora de utilizar el aire acondicionado ayuda a mejorar el medio ambiente, disminuyendo la emisión de gases contaminantes. La eficiencia energética se ha convertido en la mayor fuente de energía» comenta Jordi Bolea.

Este es uno de los principales objetivos de la XV Cumbre de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que tendrá lugar el próximo diciembre en Copenhague, con el objetivo de negociar el documento sobre eficiencia energética que sustituirá al actual Protocolo de Kioto (que expira en 2012).

Desde el pasado 1 de noviembre es obligatorio poner a disposición de los compradores o usuarios de los edificios nuevos el Certificado de Eficiencia Energética que describe sus características energéticas.

Con esta normativa, todas aquellas viviendas de nueva construcción o edificios donde se realicen reformas o rehabilitaciones renovando más del 25% del total de los cerramientos, están obligadas a disponer de una etiqueta informativa de Clase Energética de eficiencia, que variará desde la clase A, para los energéticamente más eficientes, a la clase G, para los menos eficientes. Según Jordi Bolea, «Es importante que los usuarios tengan en cuenta este Certificado puesto que es una garantía para el ahorro de energía».

Nuevo aislamiento para fachadas que respira

Panel Sándwich para Cubiertas y Cerramientos con Panel Sandwich de Paislant en la Escuela Politécnica Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid