in

El aislamento como base del respeto al medioambiente

Mejorar el aislamiento en los edificios y, en consecuencia, disminuir el consumo energético, constituye una contribución esencial para reducir las emisiones de CO2.
La energía que se emplea normalmente en la vivienda produce más del 40% de la emisión total de CO2 en Europa, un porcentaje mayor del que emiten los transportes, e incluso superior al que produce el sector industrial.

Si se considera que «la mejora progresiva del estilo de vida requerirá un mayor y fatídico consumo de energía», la necesidad de una regulación más rigurosa en el aislamiento de los edificios es una simple cuestión de sentido común. Los resultados de una reciente investigación llevada a cabo por Eurima (Asociación de Productores Europeos de Materiales Aislantes), en la que está integrado Knauf Insulation, muestran como Europa, especialmente el Sur, con países con una elevada densidad de población, España incluida, está todavía muy lejos de alcanzar las metas establecidas en los acuerdos de Kyoto.
Sin embargo, las estrategias a adoptar son muy claras. Por ejemplo,» se calcula que si se mejorasen los tipos de aislamiento en las construcciones más antiguas, se podría evitar la emisión de aproximadamente 370 millones de toneladas de CO2 al año».

Según el estudio de Eurima, si se aplicaran los mismos tipos de espesor de aislamiento prescritos en Suecia para paredes y techos (en base a U = 0,15 W/m2K para paredes y a U = 0,10 W/m2K para techos, valores muchísimo más exigentes que los que se prescriben, por ejemplo, en el  Código Técnico de la Edificación español), en Bélgica, España e Italia se reducirían un 90% las actuales dispersiones de energía.

«Si este modelo, actualmente el más riguroso, fuesen aplicados en toda Europa, se podría alcanzar un ahorro energético del 50%.»

La normativa europea referente a los gases utilizados en la expansión de los aislantes térmicos obliga, desde el 1 de Enero de 2.002, a eliminar el gas conocido como HCFC, comúnmente utilizado hasta entonces para la fabricación de poliestireno extruido, y sustituirlo por otros alternativos, como CO2.

Esta normativa afecta por igual a todos los fabricantes de XPS.

Este cambio persigue como objetivo evitar la destrucción de la capa de ozono. La reducción de emisiones que significa eliminar los HCFC tiene una gran influencia sobre dicho efecto. Es decir, realizamos un producto más limpio, más ecológico y más compatible con la naturaleza.

Knauf Insulation adoptó su sistema de fabricación de XPS a esta normativa europea desde la misma fecha de su implantación, colaborando de esta manera con la protección del medio ambiente.

 Por supuesto, también la certificación AENOR ha sido actualizada y renovada de acuerdo con estos cambios. Queda mucho por hacer y Knauf Insulation, con su experiencia y su know-how, es el interlocutor perfecto para quien quiera conocer y actuar.

Enlace : www.knaufinsulation.es/pages/Empresa.aspx
 

Aislar, Cuanto más, ¿Mejor?

Ecofys, suministro de energía eficiente para todos