in

Doble acristalamiento

Este sistema de acristalamiento está compuesto por dos hojas de cristal separadas entre si por un perfil metálico perimetral formando una cámara de aire deshidratado cuyo espesor puede ser, mas comúnmente, de 6, 10 o 12 mm.

La cámara de aire tiene por objeto crear una potente resistencia a los flujos de calor debido a que esta cámara  no esta vacía sino que contiene aire seco en reposo, obtenido por medio de sales higroscópicas ubicadas en el interior de perfil perimetral y comunicadas a la cámara a través de pequeñas perforaciones en el mismo.

Para que sea efectiva, la cámara de aire debe tener un espesor no  menor a 5 mm ni mayor a 20 mm.

Para asegurar su hermeticidad, posee un doble sellado perimetral que evita la transferencia de vapor de agua (humedad) desde el exterior hacia el interior de la cámara. La primera barrera está formada por un cordón de caucho de polisobutileno, de baja permeabilidad, buena resistencia a las alteraciones térmicas y escasa resistencia mecánica.

Un segundo compuesto, que actúa como sello secundario, opera protegiendo al butilo para que pueda cumplir con sus funciones y le otorga mayor hermeticidad y solidez estructural a todo el doble acristalamiento

El vidrio, como se sabe, no es buen aislante. El doble acristalamiento mejora su rendimiento térmico al disminuir las pérdidas o ganancias de calor que se  producen empleando un solo vidrio.
El rendimiento térmico de un doble acristalamiento se puede perfeccionar utilizando un vidrio de control solar, que disminuye el flujo de ganancias de calor en frentes soleados y/o en climas cálidos.

En un edificio o terraza  con frentes acristalados sencillos  se producen pérdidas de energía de no menos de un 20%,  a través de la superficie de las ventanas. El doble acristalamiento disminuye dicha pérdida a menos de la mitad, con el consiguiente ahorro de gas y/o electricidad.

Adicionalmente, al permitir mayores superficies acristaladas , el ingreso de luz y energía solar reduce el consumo de energía en iluminación y calefacción.
En un doble acristalamiento  con una cámara de aire de 12 mm el aislamiento térmico es un 50% superior al obtenido con un solo cristal.

La capacidad de aislamiento térmico de un doble acristalamiento manufacturado con un vidrio de baja emisivilidad es un 35% superior que cuando se emplea en ambos paños vidrios incoloros.

Actúa como aislante acústico y evita el exceso de ruidos molestos provenientes del exterior.
Con respecto al diseño, permite aprovechar cada esquina de espacio útil interior pegado a las ventanas ya que se minimiza el clásico efecto de muro frío o muro caliente.

En invierno, conserva la energía que se pierde a través de un vidrio simple.
En verano contribuye a limitar el ingreso de calor radiante, mejorando el confort térmico. Esto implica un mejor aprovechamiento del espacio útil en el recinto.
 

2 Comments

    ULMA Hormigón Polímero

    ITV en los edificios