in

Deficiencias en los materiales y falta de aislamientos

Baldosas rotas, techos y balcones que se caen, suelos que se levantan y problemas de aislamiento.
Los defectos de construcción en obras recientes ha encendido el malestar de vecinos del Front Marítim de Barcelona y Badalona, Sant Adrià y el barrio de Vallbona, que han elevado sus quejas a los ayuntamientos, la Agència Catalana del Consum y hasta al Síndic de Greuges.

 El Síndic tramita seis denuncias, cinco de ellas por viviendas de protección oficial
Los vecinos del número 92 de la avenida de Catalunya, en Sant Adrià de Besòs, han puesto varias denuncias al ayuntamiento por las deficiencias del bloque, terminado hace solo cuatro años.
Tres cristales de los balcones cayeron a la calle, tras un día de fuertes vientos. Los propietarios ya habían advertido de que la estructura no estaba bien asegurada.
Una vecina de la finca, Estefanía Moreno, se despertó un día con la cama desnivelada porque las baldosas del suelo se levantaron.
La promotora, Grupo Lar, no ha ejecutado los arreglos prometidos y culpa a la constructora, Control de Servicios y Construcciones SA, de los desperfectos. «No tengo techo en el baño, se rompieron las baldosas de la cocina y tengo grietas por todas partes», se queja Moreno.Técnicos municipales inspeccionaron el inmueble y concluyeron que el bloque no sufre daños estructurales.
El ayuntamiento asegura que no tiene competencias para actuar en este conflicto.
El Front Marítim de Barcelona acumula varias denuncias en diferentes inmuebles por problemas de aislamiento, grietas y desniveles en los suelos. Uno de ellos ha llegado hasta los tribunales.
El edificio singular de cristal, diseñado en el 2002 por el arquitecto Ricardo Bofill, presenta deficiencias de aislamiento térmico y acústico, según denuncia la comunidad de vecinos.
Algunos pisos sufren exceso de calor y otros, por su orientación, resultan tremendamente fríos durante el invierno. «En verano no se soporta el calor. El aire acondicionado está casi siempre encendido«, dijo Mireia Soler, vecina del bloque.
La querella fue interpuesta al arquitecto, el aparejador, la promotora Realia y la constructora FCC. «El diseño del proyecto fue ejecutado siguiendo la normativa. Los peritos judiciales analizan el edificio para determinar las causas de las patologías», dijo Montserrat Pinyol Pina, abogada del arquitecto.
Otros inmuebles del paseo de Taulat también han levantado quejas por suelos desiguales, problemas de aislamiento y puertas mal instaladas, una queja a la que también se han sumado los vecinos del paseo Marítim de Badalona.

La Agència Catalana del Consum recibió el año pasado 290 denuncias por defectos en viviendas entregadas.
El Síndic de Greuges tramita seis denuncias, cinco de ellas en pisos sociales.
Uno de los casos fue presentado por los vecinos de la calle de Oristà, 37, en el barrio de Vallbona, donde no funcionan las placas solares.
La comunidad también ha denunciado puertas que se instalaron al revés o tuberías con agujeros.

Enlace : www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=505966&idseccio_PK=1022&h=

Aislamiento térmico de Celulosa con EComarc

Paramento mural absorvente de Favemanc