in

Consejos para reducir su consumo

He aquí una serie de consejos para reducir su consumo y, de paso, ahorrarse unos euros a largo plazo.

– Iluminación. La iluminación y la refrigeración son los dos gastos de ámbito doméstico más costosos. Alumbrar un hogar supone un quinto de la electricidad que se consume en ese espacio, según informa el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). El primer paso para maximizar el uso de la energía eléctrica es cambiar las bombillas incandescentes por lámparas compactas fluorescentes.

Las primeras, apunta Martínez, «sólo convierten entre el 5% y el 11% de la energía eléctrica en luz». Con el cambio a las fluorescentes se puede ahorrar hasta el 70%. El precio de las lámparas eficientes es, por tanto, engañoso. El coste inicial es superior, pero a la larga -pueden durar hasta 12 veces más- ayudan a ahorrar.

– Refrigeración. Los frigoríficos A+ o A++ son los más eficientes del mercado, pero su efectividad real depende mucho del usuario. El mal aislamiento de los equipos, informa el IDAE, es el causante del 68% de las pérdidas. Asegúrese de que las gomas de cierre están bien ajustadas para evitar pérdidas de frío. La eficiencia de las neveras depende del lugar donde se ubiquen. Es importante permitir la circulación del aire por la parte trasera del aparato y no situarlo cerca de un foco de calor.

– Aire acondicionado. Su mal uso es preocupante, pero no determinante. «El aire no consume tanto como parece porque sólo se utiliza durante dos o tres meses al año», explica el portavoz de energía de Ecologistas en Acción.

Sin embargo, el IDAE apunta que la presencia de estos sistemas en los hogares españoles crece a un ritmo vertiginoso. Lo recomendable es fijar la temperatura a 25° y aislar su vivienda bajando las persianas e instalando toldos para mantener la casa refrigerada au naturelle.

Enlace : www.elpais.com/articulo/economia/habito/perdido/elpepieco/20080726elpepieco_4/Tes
 

¿Que es la comodidad térmica?

Rehabilitar una vivienda antigua