in

Certificación Energética de los Edificios

El Certificado de Eficiencia Energética  pasa  a ser esde el pasado 1 de noviembre  obligatorio en los edificios nuevos. Con esta normativa, todas aquellas viviendas de nueva construcción o edificios donde se realicen reformas o rehabilitaciones renovando más del 25% del total de los cerramientos, están obligadas a disponer de una etiqueta informativa de Clase Energética de eficiencia.

Esta clasificación energética  que variará desde la clase A, para los energéticamente más eficientes, a la clase G, para los menos eficientes. Según Jordi Bolea, «Es importante que los usuarios tengan en cuenta este Certificado puesto que es una garantía para el ahorro de energía». 

El potencial de ahorro de energía a través de los edificios no sólo se traduce en un ahorro en las facturas sino que, además, contribuye a la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

“Ser responsables a la hora de utilizar el aire acondicionado ayuda a mejorar el medio ambiente, disminuyendo la emisión de gases contaminantes. La eficiencia energética se ha convertido en la mayor fuente de energía» comenta Jordi Bolea.

Este es uno de los principales objetivos de la XV Cumbre de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que tendrá lugar el próximo diciembre en Copenhague, con el objetivo de negociar el documento sobre eficiencia energética que sustituirá al actual Protocolo de Kioto (que expira en 2012).

Para leer más: www.informativos.net/medio-ambiente/medidas-para-ahorrar-energia-este-verano-y-reducir-los-gastos-en-climatizacion-un-30_52140.aspx

Lana mineral aislante de Knauf Insulation

El aislamiento térmico y su importancia en el ahorro de energía en el hogar