in

AZOTEAS Y MUROS VERDES, UNA OPCIÓN RENTABLE.

En la actualidad el desarrollo urbano vertical crece a paso acelerado, poco a poco se van quedando atrás las construcciones con grandes jardines y los edificios van ganando terreno a las áreas verdes. Las azoteas y muros verdes se han convertido en una alternativa real para contrarrestar este efecto. Son una solución que presenta grandes beneficios económicos, ambientales y de salud.

• Los beneficios ambientales están estrechamente relacionados con los beneficios económicos.
• Ahorro en el mantenimiento del inmueble y ahorro de energía (reducción del uso de aire acondicionado hasta en un 40%).
• Mayor calidad de la edificación y en su estética.
• Aumenta el valor del inmueble entre un 15 y un 20%.

La tendencia internacional en la construcción se inclina a los llamados edificios verdes.
En México, Econstrucción, empresa constructora sustentable mexicana, provee servicios de diseño, instalación y mantenimiento de azoteas y muros verdes. La vegetación propuesta se adapta al clima del lugar específico de la instalación con el propósito de reducir al mínimo las necesidades de mantenimiento.

El sector de la construcción consume grandes cantidades de energía tanto en la ejecución de la obra, como en su uso cotidiano una vez habitada. Según el Consejo Mexicano de Edificación Sustentable, los edificios representan el 65% del consumo total de energía, emiten el 30% de gases de efecto invernadero y consumen el 35% del agua.

 A través de un proceso de construcción sustentable, Econstrucción pretende aumentar la eficiencia en el uso, transporte, limpieza y reciclaje de los desperdicios de la obra, así como en el uso de recursos no renovables como el agua, la luz y el gas. Busca además mejorar el impacto durante el ciclo de vida de sus inmuebles sobre la salud humana y el entorno mediante el cuidadoso estudio del emplazamiento, diseño, construcción, operación y mantenimiento de la obra.

“Una azotea verde reduce considerablemente el efecto “isla térmica” que es un fenómeno climático ocasionado por el calor que emiten los vehículos, los procesos industriales y los rayos solares al reflejarse en el asfalto, en el concreto y en las azoteas impermeabilizadas de las áreas urbanas, lo que ayuda a disminuir la temperatura ambiente.

También protege a la loza y al impermeabilizante del calor y de los rayos ultravioleta. En un día soleado de verano promedio, la temperatura de una azotea común puede llegar a oscilar entre los 25 y los 50 grados centígrados. Una azotea verde, dependiendo de su estructura, puede reducir los cambios de temperatura en la loza hasta en un 100%.

 Esto trae grandes ahorros en áreas enfriadas con aire acondicionado, ya que al no calentarse la loza, no se requiere tanta energía para enfriar el espacio habitado que se encuentra debajo. El consumo de aire acondicionado puede disminuir hasta en un 40%” comentó Alejandro Tazzer Director General de Econstrucción.

Los beneficios económicos de una azotea verde se muestran en el incremento de entre un 15 y un 20% en el valor del inmueble.
Garantiza una vida más larga a la estructura del edificio; reduce los costos de energía; capta agua pluvial que puede ser reutilizada para riego; garantiza la impermeabilización hasta por 30 años y aumenta la tasa de retención de los inquilinos gracias al aumento en confort. Adicionalmente, la instalación de una azotea verde puede traer beneficios fiscales por medio de un descuento en el impuesto predial.

Este comentario está escrito por Fernanda en la entrada  245 «Arquitectura vertical verde»

6 Comments

    La Junta destina once millones que se destinarán a viviendas del casco histórico de Baza

    La Certificación acústica para una edificación sostenible