in ,

Aislar el techo y poner plástico en ventanas como consejo

La solución contra el alto consumo de gas no es elegir entre el butano o el natural, pues el diferencial de precios entre uno y otro es reducido, sino proteger la vivienda contra la pérdida de calor, dice Gilberto Bissuet González, ingeniero civil y perito en gas con 51 años de experiencia.  Para ello, el especialista recomienda a la ciudadanía tomar algunas medidas con el fin de evitar que el calor se pierda con el frío, como aislar el techo y poner plástico en las ventanas y en las puertas de spring.

Con estas medidas, que son sencillas y baratas, se reduce notablemente el fresco que logra irradiar hacia el interior de las casas y se hace rendir más el dinero, apunta.

Explica que el gas butano es entre 5 y 10 por ciento menos caro que el natural, dependiendo del precio que se aplique, pues aunque ahora está ‘congelado’ el primero y el segundo tiene un subsidio de 47 pesos por mes, no van a estar siempre así.

Ante los altos cobros de gas natural que flagelan a los juarenses, muchas personas han optado por cambiar sus equipos a butano pensando que van a obtener un ahorro sustancial, informa. Pero antes de tomar una decisión de ese tipo debe considerarse lo siguiente, expresa.

El tanque estacionario cuesta 3 mil pesos y modificar la instalación otros 3 mil, de modo que una familia gasta aproximadamente 6 mil pesos con la esperanza de ahorrar, pero la verdad es que el beneficio que se logra no paga la inversión, dice.

Ese gasto, que se aplica en adquirir un tanque estacionario, modificar la instalación y cambiar las ‘espreas’ del bóiler, estufa, calefacción o calentón y de la secadora de ropa si se tiene, no se compensa con el beneficio económico que se logra, agrega.

El ahorro, que es de 5 a 10 por ciento, no justifica el cambio ni las molestias de andar cargando cilindros, de recibir tanques ‘ordeñados’ ni el problema de que se acabó el gas, en cambio el natural es muy cómodo, indica.

“La solución no es usar un gas u otro, sino protegerse de la pérdida de calor, lo cual consiste en aislar la vivienda”, expresa.

Primero, se debe poner aislamiento en la parte externa del techo, por ejemplo, una capa gruesa de poliuretano, para evitar que se fugue el calor, dice.

Segundo, hay que proteger las ventanas con hule transparente, usando dos capas separadas, para impedir que el frío de los cristales irradie hacia el interior, continúa.

Y tercero, se recomienda proteger también las puertas de spring con hule transparente, para amortiguar la cantidad de aire frío que se cuela hacia el interior cuando se abre la puerta de tambor, informa.

Ahora sí, es posible conservar la mayoría del calor adentro de la vivienda para proteger a la familia, expresa.
Otra sugerencia importante para las familias que usan calefactor de gas es que se carbure bien, ajustando la ventila de aire, esto al margen de las recomendaciones de seguridad, dice el perito.

La flama debe ser azul para que el gas, sea natural o butano, entregue todo su poder calorífico, pues cuando es anaranjada significa que el aparato no está bien carburado y calienta menos, agrega.

El éxito de los esfuerzos por mantener la casa caliente depende de dos factores: el diferencial de temperatura entre el interior y el exterior, y la clase de aislamiento que se tenga, pues hay sistemas que aíslan hasta 95 por ciento y hay otros muy corrientes y su eficiencia no supera el 50 por ciento, informa.

Escrito por : Horacio Carrasco Soto

Enlace : www.diario.com.mx/nota.php?notaid=35eb7ae13215068540e34ba0ecea2fc2

La eficiencia energética, primer paso hacia la sostenibilidad

Ministerio de Vivienda ya reconoce la Marca N de AENOR como distintivo de Calidad del CTE