in

Aislamiento

 Ahora que tanto se habla de ahorro energético y que estamos viendo que eso se traduce en dinero y que estamos en un punto en que o nos ponemos o el planeta se nos va, debemos empezar por nuestra casa, mejorar el aislamiento doméstico. Colocar sistemas para majorar el aislamiento en una vivienda no es difícil ni caro. Lo primero es el esquema básico de preguntas: ¿Qué tipo de aislamiento  es el adecuado? ¿Cómo colocarlo y dónde? ¿Qué espesor  para qué rendimiento?

Aquí está la inversión que tanto estamos buscando. Lo primero es aclarar y asesorarnos bien sobre los distintos sistemas de aislamiento .Con un adecuado aislamiento térmico exterior (por fuera de la fachada), estamos poniéndole un abrigo a la vivienda. Aunque la camisa esté rota, con un buen abrigo se acabó el frío. Para colocar un aislamiento de fachada en una vivienda unifamiliar, con unos andamios y  la ayuda de un profesional, pueden ser dos semanas. Ahí está el 50% del ahorro.

Tengamos en cuenta que los huecos en la pared y un aislamiento inadecuado intensifica  las pérdidas de aire son la causa del  derroche energético en la mayoría de las casas.

 No nos olvidemos del suelo. Muchas veces un suelo mal aislado transmite humedades  que son difíciles de eliminar. Un aislamiento con cámara de aire sería ideal, pero también una buena  lámina aislante debería estar instalada en el suelo. Instalamos aislamiento  para evitar las pérdidas. Ayudaremos así a mantener una temperatura confortable en toda la casa, paredes, techos y suelos. Estarán más calientes en invierno y más fríos en verano.

 El calor fluye de forma natural desde los espacios más calientes a los fríos. En invierno, todos nuestros esfuerzos por calentar la casa resultarán más costosos si dejamos que el calor se escape hacia el exterior o a los espacios adyacentes, conductos, áticos, garajes, cimentaciones.  En  verano es al revés, el calor entra desde el exterior de la casa al interior.

 Por supuesto que no hay una medida estándar para un buen aislamiento . La cantidad de energía que conservaremos dependerá de varios factores: clima local, tamaño y forma de la construcción, materiales usados, hábitos de vida de la familia. El tipo y eficiencia del sistema de calentamiento y enfriamiento; así como del combustible usado también influyen en la elección del aislante. 

Todas las campañas de ahorro energético van dirigidas fundamentalmente a la compra/cambio de  equipos  energéticamente más eficientes. Esto genera la  idea de que sólo cambiando o comprando tal o cual modelo ya estamos ahorrando. Esto  nos lleva a un grave error porque hay formas más sencillas, eficientes  y económicas de ahorrar.

Si invertimos en nuevos equipos eficientes pero no cuidamos la parte más básica; que son las condiciones de la vivienda , no estaremos aprovechando las posibilidades de la ofertada  eficiencia energética.  Nosotros vamos a poner más empeño en guardar cada caloría o cada frigoría. En el mercado tenemos a nuestra disposición variedad de materiales con los que aislar nuestra vivienda:

Distintas planchas de Poliestireno. Es un aislamiento rígido y esta hecho de material fibroso o espumas plásticas y se producen de forma similar a tableros y envolvente de tuberías moldeadas. Este  aislamiento proporciona una cobertura total con poca pérdida de calor y es capaz de proporcionar un valor R mayor donde el espacio es limitado. Estos paneles pueden enfrentarse con una lámina de aluminio que reduce el flujo de calor cuando está junto a un espacio de aire. El aislamiento rígido  se usa en cimentaciones, exteriores, forjados y como encofrado aislante de paredes.

  Espumas proyectadas in situ. El aislamiento con espuma  son  espumas de poli-isocianatos y poliuretano. Las hay de dos tipos: de celda abierta y  de celda cerrada. En general, las espumas de celda abierta permiten que el vapor de agua se mueva a través del material más fácilmente que los de espuma cerrada. Sin embargo, las espumas de celdas abiertas usualmente tienen un valor R más bajo para un espesor dado comparado con las espumas de celda cerrada. Las espumas de celda cerrada proporcionan mayor valor R donde el espacio es limitado.

Lanas minerales. Las mantas o rollos de material aislante son productos flexibles hechos de fibras minerales, incluyendo fibra de vidrio o lana de roca. Están disponibles en espesores adaptables a paredes y áticos. Deben recortarse manualmente y ajustarse sobre las paredes.

 El aislamiento para relleno por inyección soplado incluye celulosa, fibra de vidrio o lana de roca en forma de fibras sueltas o pellets de fibra que se aplican mediante equipos neumáticos. Esta forma de aplicación se usa en cavidades y también en techos de áticos.

 Los sistemas de aislamiento reflexivo están  fabricados con láminas de aluminio sobre una gran variedad de soportes tales como papel de envolver, láminas de plástico, burbujas de polietileno, o cartón. La resistencia al flujo de calor depende de la dirección del flujo de calor, y este tipo de aislamiento es el más efectivo para reducir el flujo de calor hacia abajo.

Debemos asesorarnos en cada región de la cantidad de aislamiento necesario. El consejo de un profesional nos aclarará todas las dudas.  Hay que saber que el mejor tipo de aislamiento depende de: La cantidad de aislamiento necesaria,   El espacio disponible para el aislamiento, El precio del aislamiento.

Hay un factor que debemos tener en cuenta a la hora de elegir aislamiento que será como la  clasificación energética en los electrodomésticos:  la resistencia térmica, llamada Valor R.  Un Valor R elevado indica que la efectividad del aislamiento  es mayor. El Valor R del aislamiento térmico dependerá del tipo de material, su espesor, y su densidad.

Al decidirnos por un material aislante debemos comparar las etiquetas para estar seguros que el producto es adecuado para las aplicaciones previstas. Para ello debemos fijarnos siempre en el valor R del material aislante.

 Así pues ,la efectividad de un buen aislamiento depende de la cantidad de material aislante  instalado, considerando que :      El material aislante que se comprime no da su valor R completo. Esto puede ocurrir sí se añade en la parte superior de un ático aislamiento más denso de un aislamiento más ligero.

 Si tenemos contacto entre los distintos materiales a aislar, tenemos lo que se llama un puente térmico.  En este caso la colocación de aislamiento entre vigas, por ejemplo, no eliminaría   el puente térmico. De esa forma el valor R de una pared o techo será diferente a la del valor R del aislamiento en si mismo.

A tener en muy en cuenta en el aislamiento de áticos. Siempre hay vigas de madera o de metal. El paso de calor a través de un metal es mucho más rápido que a través de paredes.  

Es necesario determinar el tipo y la naturaleza del aislamiento que se adapta mejor a la casa que vamos a aislar. Por ejemplo, si no podemos inyectar aislante,  podremos usar paneles, espumas, o sistemas reflexivos que pueden usarse sobre las vigas o techos . La forma más rápida y económica para  rellenar cavidades  es inyectando  aislamiento con un equipo neumático o utilizando espumas expansivas.

 También debemos considerar la posibilidad de combinar diferentes tipos de aislamiento  para obtener mejores resultados . Primero podemos, por ejemplo, rellenar los huecos y luego usar en forma de rollos

One Comment

    Placo nos presenta su Techo Coratone,elegancia de la madera y prestaciones del yeso

    Salón Internacional de la Construcción de Galicia (SICO)