in

Aislamiento y absorción

Cuando las ondas sonoras chocan con un obstáculo, las presiones sonoras variables que actúan sobre él hacen que éste vibre. Una parte de la energía vibratoria transportada por las ondas sonoras se transmite a través del obstáculo y pone en movimiento el aire situado del otro lado, generando sonido. Parte de la energía de las ondas sonoras se disipa dentro del mismo, reduciendo la energía irradiada al otro lado.

Aislamiento y absorción

Aislamiento acústico: protección de un recinto contra la penetración de sonidos. se trata de reducir el ruído tanto aéreo como estructural,que llega al receptor a través del obstáculo.

Un buen aislamiento acústico pretende que la energía transmitida sea mínima.Esto implica un aumento de energía disipada y/o reflejada sin que tenga importancia el reparto entre ellas, ni la acústica del local emisor. Los materiales adecuados para el aislamiento acústico son aquellos que tienen la propiedad de reflejar o absorver una parte importante de la energía de la onda incidente.

Absorción acústica: pretende mejorar la acústica de un local de tal forma que se reduzca el sonido que vuelve al mismo.Esto supone aumentar la energía disiada yo transmitida sin que importe el reparto entre ellas ni el rído que llegue a otro u otros locales.

La energía del sonido que incide se descompone en la energía reflejada al medio emisor   y la energía absorbida , es decir, la energía no reflejada. A su vez, la energía absorbida se distribuye en energía disipada en el material  y energía transmitida al medio receptor.
Las pérdidas por transmisión indican la capacidad de una pared para no transmitir las ondas sonoras. Estas pérdidas dependen sobre todo de su masa por unidad de área, su rigidez y el amortiguamiento en el material. En las construcciones típicas, estas pérdidas varían entre 30 y 70 dB.
Para conseguir un buen aislamiento acústico son necesarios materiales que sean duros, pesados y, si es posible, flexibles. Materiales tales como hormigón, terrazo, acero, plomo, etc. son lo suficientemente rígidos y no porosos como para ser buenos aislantes.
El aislamiento acústico total de un recinto se determina mediante el aislamiento acústico de todos los límites y depende tanto del nivel de ruido existente en el exterior del recinto como del nivel de ruido máximo admisible en el interior del recinto.
En la edificación es normal la presencia de elementos formados por conjuntos constructivos diferentes que se caracterizan por aislamientos muy distintos entre sí. El aislamiento acústico global de un elemento mixto (puertas, ventanas, etc.), dependerá tanto del área de cada uno de los elementos constructivos como del aislamiento de los mismos.
 
  Las puertas y ventanas son frecuentemente los peores elementos de las paredes con respecto al aislamiento sonoro. El espesor de los cristales en las ventanas es un factor básico para el aislamiento acústico. Lo mismo ocurre con las puertas, en donde el método de construcción, puertas rellenas de fibra de vidrio y fieltro, grietas en los marcos, etc. tiene influencia sobre el valor del aislamiento sonoro.

Energía solar

Chova aislamientos térmicos y acústicos