in

Aislamiento de viviendas recomendable para ahorro energético

 Según un estudio realizado por el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), el aislamiento de viviendas nuevas puede producir un ahorro energético de un 25 % al año. Esta inversión traería un coste de 6 euros por metro cuadrado, la que sería compensada en el futuro con la baja de la factura energética.

Sería necesario aplicar un aislamiento de 14 centímetros en fachadas y de 17 cubiertas produce ahorros en las facturas eléctricas y de gas.Reducir el gasto energético es imprescindible si se desea reducir la contaminación del aire y el calentamiento de la atmósfera.

 A través de la Historia las diferentes culturas han demostrado un entendimiento de materiales y recursos para adaptar la vivienda a su entorno natural, no tenían otro modo para protegerse contra las inclemencias por lluvia, frío, calor, viento, etc.

Las viviendas actuales se construyen de forma masiva buscando el rápido beneficio económico y sin considerar factores de entorno como el emplazamiento, orientación, materiales, aislamiento, etc. Las aglomeraciones de las ciudades, disposición de los edificios, superficies alquitranadas y polución crean un microclima que puede elevar la temperatura media entre 3 y 5 ºC.

La normativa actual sobre la vivienda es común para todas las regiones y las urbanizaciones actuales se ubican, abusando de los modernos sistemas climáticos, donde nuestros antepasados nunca lo hubieran hecho, es decir, en entornos habitables tan sólo por medios artificiales y no naturales.

Para proporcionar condiciones de habitabilidad y confort se recurre a sistemas, equipos y aparatos eléctricos o combustibles de base fósil, que consumen grandes cantidades de energía y producen alta contaminación del medio ambiente: efecto invernadero, lluvia ácida, destrucción de la capa de ozono, contaminación…

En ausencia de arquitectura bioclimática, factores ambientales, máximos aislamientos… la domótica logra reducir enormemente el elevado consumo energético.

La arquitectura bioclimática intenta conseguir el confort térmico y lumínico por medios naturales. En ausencia de esta arquitectura, al no poder situar la vivienda en las mejores condiciones del entorno, la domótica permite aprovechar al máximo los aspectos beneficiosos del clima y minimizar los perjudiciales para reducir al mínimo el dimensionamiento de los equipos de apoyo (calderas, estufas, acondicionadores…) que proporcionan el confort térmico.

El confort térmico de una vivienda resulta ambivalente: se debe asegurar la calefacción en invierno y favorecer la refrigeración en verano.

En la arquitectura bioclimática, si se desea reducir el consumo energético, las características solares se han de definir en la primera fase de diseño de la vivienda, con domótica se puede dar vida a la vivienda para que se adapte a las mejores condiciones incluso después de su construcción. Mediante toldos y persianas accionados en forma inteligente se puede captar la máxima radiación solar en invierno e interceptar la radiación no deseada en verano.

Un correcto nivel de aislamiento reduce las necesidades energéticas tanto en invierno como en verano. Las construcciones actuales se pueden suponer dotadas de suficiente aislante térmico en cuanto a su superficie exterior se refiere.

La efectividad térmica de un aislante depende de su conductividad térmica (pérdidas de calor por hora y por grado de diferencia de temperatura entre las dos caras de material aislante de 1 m de grosor y 1 m2 de superficie). El aislante de mejores prestaciones resulta ser el Poliestireno con una conductividad térmica de 0,03 Kcal/h.m.ºC. 

Factores a tener en cuenta son: la instalación (no siendo posible, excepto por costosas reformas, su reparación), su duración, el deterioro sufrido por condensación (la humedad resulta ser su peor enemigo, la domótica puede controlar el grado de humedad deseado) y su comportamiento ante el fuego. 

Centrándonos en las pérdidas de energía, los puntos con mayor problemas son las ventanas pues las pérdidas a través del acristalamiento son muy superiores a las que se producen por las paredes. Problema agravado con los diseños arquitectónicos actuales que tienden a grandes ventanales.

Aunque se instalen cristales dobles y triples, los cristales deben ser reflectantes o transparentes a la radiación solar dependiendo del factor que se persiga: acentuar o impedir la ganancia solar.

Otra variable a tener en cuenta es el denominado factor solar (relación entre la radiación solar incidente en el cristal y la que es transmitida al interior). Si se pretende calentar naturalmente la vivienda la ganancia solar debe ser máxima y se aconseja que el factor solar del cristal sea del 80%. Pero debemos observar que si bien conseguir la máxima ganancia solar resulta interesante en invierno resulta perjudicial para el verano, tanto por cuestiones climáticas como por el deterioro del mobiliario a ser sometido a los rayos solares.

Por otra parte, puede resultar de interés aprovechar el descenso nocturno de temperatura del exterior para refrescar el interior de la vivienda en verano.

Debemos por tanto buscar, en una vivienda convencional, soluciones de compromiso. Un excesivo aislamiento de la vivienda puede desaprovechar las condiciones exteriores, siendo preciso acondicionar la vivienda siempre por medios artificiales. La domótica puede favorecer el aislamiento al tiempo que permite sacar el máximo provecho de las condiciones exteriores.

El control de toldos y persianas pueden ayudar al control climático, por ejemplo, al accionarse el toldo disminuye el factor solar en verano y replegados en invierno lo aumentan. De igual manera pueden actuar las persianas, y además, en verano, pueden echarse cuando el sol sea perjudicial durante el día o subir por la noche para aprovechar el descenso de temperatura nocturno; en invierno el proceso sería el contrario: abiertas durante el día, para captar la energía natural del sol, y cerradas por la noche para aumentar el aislamiento. Pero todo lo hace el sistema de forma inteligente y transparente para el usuario, aunque éste siempre podrá actuar a voluntad sobre toldos y persianas.

Enlace :www.domoticaviva.com
 

Gestión energética. El ahorro inteligente

VETECO 08 Salón Internacional de la Ventana y el Cerramiento Acristalado