in

Aislamiento de paredes exteriores

Las paredes exteriores de una casa absorben (y desprenden) mucho calor, razón por la que una casa fría tarde tanto en caldearse. En las paredes macizas el aislamiento puede colocarse por dentro o por fuera. De ambas opciones, la primera es la más económica, pero implica los mayores trastornos en las habitaciones afectadas por la operación.

Aislamiento Interior:
El primer método que puede emplearse es colocar en la pared listones verticales de madera de sección cuadrada 5cm a intervalos de 40cm, entre los que se dispone la manta, o los paneles aislantes, o las placas semirrígidas de polietileno que se recubre con una barrera antivapor.

Para el acabado final se utilizará placas de cartón-yeso asegurado a los listones.
El segundo método es algo más sencillo, ya que sólo supone colocar el cartón-yeso aislante en la superficie de la pared.

Aislamiento Exterior:
Si las anteriores alternativas merecen reparos por las molestias que llevan implícitas, sólo queda la solución del aislamiento exterior. El método del aislamiento exterior lleva consigo un proceso análogo al del aislamiento interior, comprende la colocación de una capa aislante junto a la superficie de la pared que se revestirá con alguna clase de material impermeabilizante para exteriores.

 Éste puede ser un recubrimiento, un aplacado cerámico o una tela metálica que después se revocará.

Para leer más Enlace : www.wanneraislamientos.com/usuarios/bricoaislamiento/brico5.htm

Aislamiento Acústico de pared

Aislamiento tras los radiadores